Hitler y sus filósofos / Varios autores

Costo para la República mexicana $170 + envío $60 por correos de México o DHL express $100
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 10USD envío 6USD 
Europa 9 envío 7 
Sudamérica 10USD envío 8USD
Envíos a todo el mundo.
Peso 220 gr.
Pags 143
Pasta blanda
Ventas al whatsapp (+52) 3322714279 solo da clic aqui para mandar el msj https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279

Nietzsche, Chamberlain, Wagner, Gobineau, Rosenberg, Schopenhauer, Spengler
por
Joaquín Bochaca, Jorge Mota, Antonio Medrano y otros

Para poder adentrarnos en el pensamiento occidental que hizo posible la aparición del dirigente alemán y su cosmovisión del mundo, es necesario hacer un esfuerzo de síntesis con aquellos intelectuales que de alguna manera estuvieron relacionados con su mundo. Sólo así llegaremos a comprender que no se trató de una aparición aislada en el tiempo y el espacio, sino que fue el fruto de una corriente de pensamiento y sentimiento que tuvo sus raíces y su continuidad.
Se presentan análisis sobre la obra de los Filósofos Friedrich Nietzche, Oswald Spengler, Arthur Schopenhauer, Alfred Rosenberg, Conde de Gobineau, Houston Chamberlain y Richard Wagner, tanto individualmente como de la influencia y el uso que tuvieron en el Nacionalsocialismo.

PRÓLOGO

En la era de la exaltación de la libertad, de la democracia, del respeto mútuo de la igualdad de oportunidades y de la equivalencia de derechos entre todos los hombres y entre todos los partidos, una sola ideología permanece proscrita y perseguida con una violencia y una intolerancia como jamás vieron igual los tiempos modernos: El Nacionalsocialismo permanece totalmente desconocido, tras los ataques demagógicos que todos los estratos demoliberales le propinan sin tregua.
Un día llegará, no obstante, en que la sinceridad objetiva se impondrá en la actitud de los historiadores, y se abordará el estudio de una época y un sistema con la absoluta falta de prejuicios que el caso requiere. En ese instante, apartado fundamental para conocer las actitudes y los hechos los constituirá el conocimiento de la ideología intrínseca, de la filosofía, de la profunda concepción del mundo del Nacionalsocialismo. Y para ello, el primer paso debe ser necesariamente el estudio de aquellos predecesores que hicieron posible que la mayor revolución del siglo XX -tanto por su esencia como por sus consecuencias- fuese realidad.
Tal ha sido la intención de los autores de este libro. Para aquél que verdaderamente desee penetrar y conocer la mística y la praxis del Nacionalsocialismo, se hace imprescindible el estudio de su filosofía. Como ideología, los postulados y doctrinas de Hitler no surgen por capricho o casualidad, sin conexión alguna con la realidad ni relación directa con la tradición y la historia. Aunque el nacionalsocialismo surge históricamente en los años 20, hallamos precedentes ya muy lejanos de él; en realidad, no se trata más que de la repetición y puesta en práctica de aquellas verdades que, años y siglos antes, tantos y tantos pensadores, poetas, filósofos y artistas han repetido y transmitido. Hemos considerado, no obstante, en esta breve obra, a aquellos filósofos que -de entre la legión de predecesores y contemporáneos- más directa e indiscutiblemente han condicionado el surgimiento del NSDAP como fenómeno moderno de masas. Nuestra rápida visión pasará por el filósofo de Dantzig, Schopenhauer, que tan directamente influiría en los pilares de las doctrinas hitlerianas: Wagner y Nietzsche. Casi como botón de muestra entre tantos pensadores afmes, recordaremos al francés Gobineau y al inglés -nacionalizado alemán- H. S. Chamberlain. Ya en pleno siglo XX, hemos escogido a Spengler como el filósofo genial -intencionalmente boicoteado por los sistemas capitalistas y marxistas- y a Rosenberg como al ideólogo cuyos escritos le costaron la vida ante los tribunales democráticos de postguerra.
Al nacionalsocialismo se le ha acusado, con falta absoluta de conocimiento real y de perspectiva histórica, con despreocupación descarada por el conocimiento de la verdad probada, de muchos errores y de muchos horrores. Pero su falta de fundamentación filosófica y su carencia total de principios ideológicos profusamente razonados y fundamentados, es una de las más flagrantes mentiras que sólo un boicot sistemático, mantenido durante años, a todo pensador. o artista pro-nacionalsocialista (1) que se atreve simplemente a opinar, ha podido crear.
Valga este pequeño libro, insuficiente a todas luces para la tarea que pretende emprender, como muestra de lo que un estudio más profundo, pero en la misma línea de objetividad histórica, podría llegar a mostrar.
El Editor

NOTAS
(1) Podríamos hablar, entre tantos miles y miles de casos, de las ejecuciones de Rosenberg y otros ideólogos nacionalsocialistas, de las muertes o represiones de tantos franceses, como Brasillach, Drieu la Rocheile, Céline, Montherlant, etc. del asesinato de Ulick Varange en USA o el ostracismo a que artistas como Brecker han sido condenados. Todos ellos, han sido víctimas de una represión feroz, llevada a cabo por las democracias liberales, cuya única acusación podía consistir en querer expresar "libremente" sus ideas, ideas que, por supuesto, no coincidían con las de los vencedores de 1945.
CITA

Mis SA y SS:
Ciertamente en la imaginación, lo que nosotros queríamos también existió antes. No hay idea de la cual pueda decirse con justicia que haya nacido en un instante. Todo lo que se piensa, lo ha pensado alguien con anterioridad, todo lo que aparece en la imaginación humana, fue también por otros imaginado. Pero lo importante es que tal imaginación, pensamiento o idea, encuentre el camino de salir del débil terreno de lo irreal para llegar a realizarse, que tal idea encuentre los cuerpos y organización que le den forma, y que de esta idea y de su organización, se logre crear lentamente la fuerza que permita convertir en realidad lo imaginado.

Adolf Hitler, 2 de febrero de 1933

Los crímenes de los buenos Autor: Joaquín Bochaca


Costo para la República mexicana $370 envío incluido
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 36 dólares
Europa 45 euros
Sudamérica 45 dólares
Envíos incluidos
Envíos a todo el mundo.
pags 447
pasta blanda
peso 850 grs


Los tribunales de los procesos de Nuremberg afirmaron que se habían erigido en jueces porque ellos representaban la Civilización y el Derecho. Este es el sofisma oficial, pues consiste en adoptar como base axiomática, lo que se halla, precisamente, en discusión.
Los vencedores desplazaron a sus más doctos juristas, heraldos de su propaganda, para sostener, impávidos, este razonamiento: “Durante seis años de guerra ideológica y otros seis años de guerra real, nuestra radio y nuestros periódicos han repetido que sois unos bárbaros; habéis sido vencidos, luego sois unos bárbaros”. Esa es la verdad creada por los que gustan en autodenominarse demócratas, la que canaliza la persecución judicial de los heterodoxos hasta el día de hoy.
Y no obstante debe haber otra realidad. Hay otra realidad. Y es que frente a los crímenes, reales o inventados, exagerados en progresión geométrica las más de las veces, de los vencidos, existen los crímenes de los “buenos”. Este libro abarca los crímenes cometidos por los “buenos” en el periodo que se inicia en 1933 hasta cincuenta años después. Los “buenos” son, evidentemente, los que como tal son presentados en este lapso de tiempo por prensa, radio y televisión.
Los crímenes de los “malos” ya han sido exhaustivamente relatados, fotografiados, disecados, expuestos, retocados, exhibidos y, sobre todo, exagerados, cuando no puramente inventados. El conocido autor revisionista J. Bochaca, de pluma amena e inteligencia brillante, analiza la verdadera historia de nuestra época y los crímenes de los otros, sobre los que se ha edificado nuestro mundo actual.
PRÓLOGO

Desde hace treinta y siete años, vivimos en plena falsificación histórica. Una falsificación muy hábil: para empezar, arrastra a las imaginaciones populacheras; luego se apoya sobre la conspiración de esas mismas imaginaciones. Se empezó por decir: he aquí cuan bárbaros eran los vencidos de la última guerra mundial que, además, se desató por su culpa exclusiva. Luego se añadió: acordaos de cuánto habéis sufrido, los que padecisteis su ocupación, y de cuanto pudierais haber sufrido, los que no fuisteis invadidos por haber preservado vuestra neutralidad los nobles Aliados. Se inventó, incluso, una filosofía de esa falsificación. Consiste en explicarnos que lo que unos y otros eran realmente no tiene ninguna importancia; que sólo cuenta la imagen que se había creado, y que esta transposición es la única realidad. Un par de centenares de vividores de la prensa, la radio y la televisión, creadores a tanto alzado de la llamada Opinión Pública Mundial quedaban, de esta guisa, promocionados a la existencia metafísica.

Pero yo creo, tozudamente, estúpidamente, en la Verdad. Quiero creer en la Verdad. Me empeño en creer que acaba por triunfar de todo, incluso de la imagen que se ha creado industrialmente. Y que triunfara cuando llegue el Nuevo Amanecer, que probablemente no veremos, ni esta generación ni la próxima, ante el maniqueísmo imperante en nuestra época, con unos ángeles de la Virtud y unos réprobos derrotados por aquellos.

El proceso que se abrió, y que aún continúa abierto, contra Alemania, o, más exactamente, contra el nacional-socialismo y las doctrinas más o menos afines que intentaban derrocar el ideado político del siglo XIX -- el siglo de Marx y Stuart Mill -- tiene una base sólida; mucho más sólida de lo que generalmente se cree. Pero no es la que se proclama oficialmente urbi et orbi. Y las cosas, en verdad, son mucho más dramáticas de lo que se dice; el fundamento, el móvil de la acusación es mucho más tenebroso e inconfesable para los vencedores.

Los tribunales de los procesos de Nüremberg y de los centenares de procesos contra los vencidos afirmaron -- y afirman, pues la farsa pseudo-Jurídica continúa hoy, treinta y siete años después del final de la contienda -- que se habían erigido en Jueces porque ellos representaban a la Civilización y al Derecho. Esta es la explicación oficial, el sofisma oficial, pues consiste en adoptar, como base axiomática, lo que se halla, precisamente, en discusión. Los vencedores desplazaron a sus más doctos Juristas, heraldos de su propaganda, para sostener, impávidos, este razonamiento de criaturas:

"Durante seis años de guerra ideológica y otros seis de guerra real, nuestra radio y nuestros periódicos han repetido que sois unos bárbaros; habéis sido vencidos, luego sois unos bárbaros".

Pues es evidente que los Jueces de Nüremberg y sus sucesores no han dicho, no dicen otra cosa cuando se presentan como abanderados de la indignación unánime del mundo civilizado, indignación que su propia propaganda ha provocado, dirigido, sostenido y atizado y que, desde 1945 hasta hoy ha sido -- con la intensidad requerida por los diferentes casos -- provocada, sostenida, dirigida y atizada, a voluntad, como una plaga de saltamontes, contra todo país que no se plegaba a la nueva religión laica de la época: la Democracia, ya liberal, ya "popular". Pero no nos engañemos. Esta indignación prefabricada ha sido, y es aún, el principal fundamento de la acusación permanente contra los vencidos. Es la indignación del mundo civilizado la que impone el proceso continuo, martilleando retinas y cerebros masificados a través de prensa, radio y televisión a beneficio de las nuevas generaciones. Es esa indignación, finalmente, la que crea la verdad de los que gustan de autodenominarse demócratas, quien canaliza la persecución judicial de los supervivientes y los sucesores nostálgicos de los vencidos, y es ella, para resumir, quien lo es todo: los jueces de Nüremberg no son más que los escribas de esta unanimidad. Se nos coloca, a la fuerza, unas antiparras verdes y se nos invita, a continuación, a declarar que las cosas son verdes, del color de la esperanza. He aquí la realidad; he aquí, también, el programa de nuestro futuro.

Pero la verdad sin adjetivos es otra. Los verdaderos fundamentos del Proceso de Nüremberg y de los miles de procesos que a su imagen y semejanza se repiten desde entonces, son otros. Por una parte, es el miedo de los vencedores políticos -- es decir, los vencedores auténticos -- de la última guerra. Por otra, el miedo de los vencidos políticos, antiguos aliados de aquellos. Miedo de los vencedores políticos, de los vencedores reales, es decir, de la Rusia Soviética y del Comunismo que ella encarna, que todavía recuerda cómo un adversario que debía atender múltiples frentes a la vez, le puso al borde de la derrota y le inflingió tremendos golpes pese a una apabullante inferioridad numérica y material; un adversario cuyo renacer hay que impedir por todos los medios, pues sería el núcleo del único adversario que podría con él... núcleo de una Europa auténtica, que nada tiene que ver con los tenderos del Mercado Común. Y para ello hay que desacreditarlo a los ojos de esta generación y de las que vendrán.

Miedo, también, de los vencidos políticos; de las democracias occidentales europeas, líderes mundiales hace cuarenta años y segundones vergonzantes hogaño, y también de la "Gran Democracia" americana, receptora de más bofetadas diplomáticas, políticas y militares -- Viet Nam -- que un payaso de feria. Es el miedo patológico de los viejos, el pánico senil; es el espectáculo de las ruinas, el pánico de los vencedores militares, de los cuarenta aviones contra uno, de los tres mil barcos contra quince submarinos, de las cuarenta naciones contra una, a la que han ido abandonando, uno tras otro, sus débiles aliados. Es el contemplar Hamburgo, Dresde, Colonia, Stuttgart. Es preciso que los vencidos sean unos malvados. Es indispensable que lo sean pues, si no lo fueran, si no fueran unos monstruos, ¿cómo justificar las ciudades arrasadas, las zonas residenciales incendiadas? ¿cómo justificar las bombas de fósforo ante las tropas de ocupación, ante los soldados del contingente de movilizados conscriptos, ante esos electores que un día volverán a sus hogares y hablarán con sus familiares, electores también? El horror de los vencedores militares, el interés de los vencedores políticos, la venganza vesánica de los pastores espirituales del Sionismo: he aquí los motivos verdaderos de la tramoya que a escala mundial se ha levantado y se sostiene con diabólica perseverancia. Este horror, este interés y esta venganza imponían transformar los bombardeos de fósforo contra ancianos, mujeres y niños en una Cruzada. Así se inventó, a posteriori, un derecho a la matanza, más aún, un deber a la matanza en nombre del respeto a la Humanidad, y una Ley de Lynch en nombre del respeto a la Justicia. Los que mataron, se nombraron a sí mismos, policías, fiscales, jueces y verdugos a la vez. Esta es la realidad. Esta es la única realidad. No hay otra, para el hombre masificado, sometido a un permanente lavado de cerebro por los llamados mass-media.

Y, no obstante, debe haber otra realidad. Hay otra realidad. Y es que frente a los crímenes, reales o inventados, exagerados en progresión geométrica las más de las veces, de los vencidos, algo se echa en falta. Incluso para el espíritu más mediocre parece evidente que algo más debe haber; que ante los demonios del Nazismo hubo, no ángeles, sino seres humanos, muy humanos, demasiado humanos, que cometieron torpezas y crímenes.

Hemos resuelto narrar estos crímenes, o, por lo menos, los que nos han parecido más relevantes. Pero no hemos querido limitarnos a una relación cronológica de abusos militares o civiles propiciados por los políticos del bando Aliado, en el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Nuestra relación abarca los crímenes cometidos por los "buenos" en el período histórico comprendido entre 1933 y 1982, es decir, en casi medio siglo de "fascismo" o lo que los mass media denominan tal. Los "buenos" son, evidentemente, los que como tal son presentados en este lapso de tiempo por prensa, radio y televisión. Son los "demócratas" -- tanto los del Este como los del Oeste -- entre 1933 y 1945; son los "anticolonialistas", integrantes de los llamados "movimientos de liberación nacional" en las antiguas colonias de los "buenos" precedentes, desde 1945 hasta hoy. Naturalmente, muchos de los "buenos" de antaño -- de hecho, y prácticamente, todos los países europeos y América -- han perdido ya tal categoría en beneficio de lo que, genéricamente, se denomina "la izquierda". El "Viento de la Historia", en expresión del General De Gaulle, sopla, aceleradamente, en dirección a la izquierda, y así el General Patton, que era de los "buenos" en el transcurso de la Segunda Guerra Mundial, se volvió "malo" al poco tiempo, como se volverían igualmente "malos" el General Wedemeyer, el General Clark, el General Mac Arthur, el Senador McCarthy, el General-Presidente Chiang-Kai-Chek, el General De Gaulle, el Presidente Nixon y un larguísimo etcétera.

Los crímenes de los "malos" ya han sido exhaustivamente relatados, fotografiados, disecados, expuestos, retocados, exhibidos y, sobre todo, exagerados, cuando no puramente inventados. Consideramos, pues, de todo punto supérfluo, epilogar nuevamente sobre ellos. En otro lugar nos hemos ocupado de algunos aspectos del tema [1]. En las páginas que siguen, y dentro de la tónica general de nuestra época, de "desmitificación" de los ídolos, con el objeto suplementario de contribuir a desarrollar la virtud de la modestia entre los vencedores, presentamos, basándonos no en testimonios emanados de los miserables vencidos, sino de los virtuosos vencedores, los crímenes de los "buenos". De los consagrados por la Opinión Pública -- es decir, por un par de centenares de escribas mercenarios -- como portadores de la espada flamígera de la Acusación en nombre de la Humanidad. Hay un aforismo jurídico que afirma que "a confesión de parte, exclución de prueba". Lo que sigue no es, pues, un alegato fiscal, sino una sentencia de la Justicia inmanente, pues de ninguno de los testimonios que citamos puede decirse que fue forzado o coaccionado. Esa sentencia, empero, no puede dirigirse contra los soldados que noblemente lucharon por una causa que creyeron justa ni contra las población civiles que, desde la retaguardia y en medio de penalidades y sufrimientos inherentes a toda contienda, les respaldaron con su aliento. Se dirige contra los fautores y beneficiarios de la II Guerra Mundial, que si oficialmente empezó en septiembre de 1939, realmente se inició en 1933 y todavía continúa, hoy en día, en plena paz... relativa, pues desde el 9 de Mayo de 1945, fecha oficial de la capitulación del III Reich, el incendio bélico no se ha apagado totalmente, surgiendo en cualquier punto del Planeta tan pronto como se apagaba en otro punto el incendio precedente. Esos fautores y provocadores de guerra son los auténticos culpables de los crímenes cometidos por sus ocasionales aliados, manipulados a su pesar y en contra de sus auténticos intereses. Y muchas veces, allí donde el estallido de las bombas ahogaba el bisbiseo enervante y azuzador del Gran Parásito, se llevaron a cabo acciones de noble generosidad, de uno y otro lado; acciones que los desgraciados políticos occidentales alentaron cuando les fue posible por no cuadrar en el esquema que su propaganda maniquea había trazado. La lucha en el desierto de África del Norte, por ejemplo, fue, hasta la llegada de Montgomery, una "guerra entre caballeros". A las tropas italianas del Duque de Aosta, que, cercadas en Etiopía, debieron rendirse, les rindieron honores militares las tropas rhodesianas del Ejército Británico que las habían vencido. Para citar acciones parejas en la lucha fraticida y estúpida entre europeos hay lo que los franceses llaman "L´embarras du choix".

Ahí esté el caso del as de la Aviación Británica, Bader, que, al ser derribado su avión sobre el suelo alemán, se lanzó en paracaídas, enganchándosele una de las piernas ortopédicas en el aparato. Los alemanes se lo comunicaron por radio a los ingleses, los cuales enviaron un avión que lanzó, en paracaídas, una pierna ortopédica de repuesto para Bader. El avión inglés fue escoltado, durante todo el vuelo, por dos "cazas" de la Luftwaffe.

Las tropas de la Segunda División de Paracaidistas, al mando del General Hermán B. Ramcke, resistieron cercadas, en Brest hasta finales de septiembre de 1944.B General Troy H. Middleton que mandaba las tropas norteamericanas sitiadoras le conminó a rendirse: "Con sus oficiales y soldados, que por usted lucharon valientemente, pero que ahora son prisioneros, hemos hablado sobre la dotación de Brest... Usted ha cumplido plenamente con su deber para con su patria. Por lo expuesto, requerimos de usted, de soldado a soldado, poner fin a esta lucha desigual. Esperamos que usted, que ha servido con honor y que aquí ha cumplido con su deber, dará a esta propuesta su mejor atención". Ramcke fue explícito en su respuesta: "Rechazo su propuesta". Middleton una vez vencido le rindió honores militares y le permitió despedirse de sus tropas que respondieron al "Sieg Heil" de su General, con prolongados "Heil".

El más famoso de los generales alemanes de las fuerzas paracaidistas, el General Student fue juzgado ante un tribunal británico por su ocupación de Creta. El Fiscal pedía la pena de muerte en la horca, pero inesperadamente se presentó en la sala el general neozelandés Inglis, Jefe de las fuerzas británicas en Creta, quien ante la sorpresa del tribunal declaró que si Student era juzgado también tendría que serlo él. La lucha -- dijo -- había sido muy dura pero ambos bandos habían combatido con lealtad. Student fue condenado a 5 años de cárcel.

En Arnhem (Holanda), el General de la SS Bittrich concedió una tregua a los ingleses cercados para permitir a los camilleros de la Cruz Roja Británica que evacuaran a 2.200 heridos que pudieron, así, salvar sus vidas. En Cherburgo, las tropas alemanas, cercadas, resistieron, al igual que en Brest, hasta el final de la guerra. En vista de la caótica situación de la plaza, el mando alemán pidió permiso a Berlín para capitular. Como Cherburgo era un puerto importante que interesaba no cayera en manos de los Aliados, el permiso fue denegado. En tales circunstancias, y ante la ausencia absoluta de medicamentos para atender a los miles de heridos y enfermos que se encontraban en la plaza, un capitán inglés que estaba en Cherburgo, prisionero de los alemanes, se ofreció para atravesar la línea de frente y regresar a Cherburgo con un cargamento de medicinas. Así se hizo. Jugándose la vida, el oficial británico llegó a las líneas aliadas y cumplió su misión; trajo las medicinas y se constituyó, nuevamente, prisionero.

El espíritu de la Cultura Occidental, con sus valores de generosidad, caballerosidad e hidalguía se puso de manifiesto a menudo en la contienda. Somos conscientes de ello, y nos interesa ponerlo de manifiesto para que quede bien claro que las páginas que siguen no constituyen en Acta de Acusación contra ninguno de los nobles pueblos que intervinieron, a su pesar, en ella, sino contra el Gran Parásito que les manipuló, en su provecho y que utilizó, a tal fin, al desecho biológico de sus pueblos-huésped.

El Tribunal Militar Internacional de Nüremberg, que juzgó a los "Malos", tipificó tres clases de delitos mayores, a saber:

- Los crímenes contra la Paz.

- Los crímenes de Guerra.

- Los crímenes contra la Humanidad, y otras tres clases de delitos (relativamente) menores, a saber:

- El complot nazi.

- La pertenencia a las SS.

- El delito de opinión.

Naturalmente, los "buenos" no cometieron esos delitos menores. Pero lo compensaron largamente con una comisión impresionante, a nivel industrial, de delitos mayores. Vamos a empezar por la responsabilidad en el desencadenamiento de la guerra que debe ser, según Perogrullo, -- personaje que gozó de gran fama en épocas menos moralizantes y cultas que la actual -- el mayor crimen que se puede cometer contra la paz.

EL CUERPO DEL DELITO POR EL CUAL PEDRO VARELA FUE PROCESADO

Ahora estamos en la era en la que un libro se a convertido en algo peligroso y delictivo en su existencia

(este es el cuerpo del delito por el cual Pedro Varela fue procesado)

No, no son armas, no son drogas, no son pacas de billetes sin poder comprobar su origen, no son órganos vitales, no es gente para trata de personas, no, no es nada de eso, son solo libros y es el cuerpo del delito por el cual Pedro Varela fue procesado, ademas del proceso de el libro de "Mi Lucha" también por imprimir y distribuir libro que promueven el odio y la discriminación y hacen apología al genocidio y niegan con pruebas falsas (según la fiscalia del odio) la negación del holocausto.
Así es como la fiscalia del odio determino que esos libros no deben de ser distribuidos mas y por el contrario deben de ser destruidos e impedir que se vuelvan a imprimir.

EN ESPAÑA SE CRIMINALIZA POR EDITAR LIBROS Y NO POR SAQUEAR EL ERARIO PÚBLICO NI POR CORRUPCIÓN Y NI POR FALSIFICAR LA HISTORIA

CÁRCEL PARA LIBRERO NEONAZI DE BARCELONA


CÁRCEL PARA LIBRERO NEONAZI DE BARCELONA

A Pedro Varela, tan conocido como polémico historiador y librero neonazi de la ciudad de Barcelona (Cataluña, España) , antiguo presidente de la CEDADE, partido político extinto en 1993, se la ha condenado a cumplir una pena de seis meses de cárcel por vender 4.375 ejemplares del ‘Mein Kampf’ -entre 1997 y 2010- sin tener los derechos. El juzgado penal número 16 de Barcelona, que le juzgó por un delito contra la propiedad intelectual, le condena además a seis meses de multa (con cuota diaria de seis euros) y a un año de inhabilitación para vender, publicar y distribuir libros. Por otra parte, deberá pagar las costas del juicio así como indemnizar al Estado de Baviera, Alemania, con 67.637,5 euros.
Sin embargo, el fiscal solicitaba una pena de 15 meses de cárcel, multa de 10.800 euros y tres años de inhabilitación.

Mucha gente también pedía que la multa no se pagara sino a asociaciones que luchan contra la propagación del nazismo y el negacionisimo y por la memoria de las víctimas de la Shoá.
El conocido y terrible ideario hitleriano ‘Mein Kampf’ está libre de derechos desde abril de 2015. Hasta ese moemnto, no se podía publicar en ningún lugar del mundo sin permiso del Estado de Baviera, propietarios de los derechos del libro de Hitler.

El fiscal de Delitos de Odio y Discriminación de Barcelona, tras una denuncia del cónsul de Barcelona, ya había actuado contra Pedro Varela. El pasado año, los Mossos registraron su librería, Europa,deteniendo a dos dependientas acusadas de promover el odio. Varela ingresó brevemente en prisión, pero salió poco después tras pagar una fianza.

Está judializado desde el año de 1996, año del primer registro de su “librería” , sede socail de un especie de asociación nazi donde la mayoría de textos en venta giran sobre el Holocausto, el negacionismo y la Alemania nazi. En 1998 fue condenado por lo penal a cinco años de cárcel por negacionisimo, provocación de la discriminación, odio y violencia. Es decir, según el código penal español, vuelve a la cárcel a pesar de que sea una pena de medio año, porque tiene antecedentes. En 2007 fue condenado a siete meses de cárcel por justificación del genocidio.

Aprovechamos para comentar que La Audiencia Provincial de Barcelona planteó en el año 2000 una cuestión de constitucionalidad ante el Tribunal Constitucional por entender que el artículo 607 del Código Penal, por el que se sancionaba la negación del Holocausto, entraba en conflicto con la libertad de expresión.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos condenó en 2013 al Estado de España a pagar 13.000 euros a Varela, condenado por un delito de justificación del Holocausto del que no fue acusado en primera instancia. Según la sentencia, España vulneró su derecho a ser informado en breve plazo y detalladamente de la naturaleza y causa de la acusación, y su derecho a disponer del tiempo y de las facilidades necesarias para preparar su defensa.

FUENTE: http://www.enlacejudio.com/2017/04/08/carcel-librero-neonazi-barcelona/

El dueño de una librería neonazi es condenado a prisión en España por editar obra escrita por Hitler


Los derechos del libro escrito por Hitler pertenecían al Estado de Baviera por lo que Pedro Varela deberá pasar seis meses en prisión.


 El dueño de la librería neonazi Europa de Barcelona (clausurada en julio de 2016), Pedro Varela, ha sido condenado a seis meses de prisión por un delito contra la propiedad intelectual por haber editado el libro Mein Kampf del dictador Adolf Hitler sin tener los derechos.

 El dueño de la librería neonazi Europa de Barcelona (clausurada en julio de 2016), Pedro Varela, ha sido condenado a seis meses de prisión por un delito contra la propiedad intelectual por haber editado el libro Mein Kampf del dictador Adolf Hitler sin tener los derechos.

Editar el Mein Kampf (Mi lucha) era delito hasta el 30 de abril de 2015 porque los derechos pertenecían al Estado de Baviera y no pasaron a dominio público hasta que se cumplieron los 70 años de la muerte del dictador. Sin embargo, la sentencia considera probado que Varela editó y distribuyó el libro desde el año 2000 “prescindiendo de la normativa alemana” que concedía a Baviera la exclusividad de los derechos de autor de la obra.

Así, Varela publicó hasta diez ediciones del Mein Kampf hasta 2008 y se encargó de su venta y distribución: en total, 4 mil 375 ejemplares por un importe de 98 mil 264 euros. Obtuvo con estas ventas un beneficio de 67 mil 637 euros, cantidad que la sentencia le obliga a pagar al estado de Baviera como indemnización.
La Fiscalía pedía dos años de cárcel para Varela por haber editado el libro, además de venderlo en su negocio y distribuirlo en España y el extranjero. Sin embargo, la titular del juzgado de lo penal 16 de Barcelona, Sonia Monserrate, ha rebajado a seis meses de prisión la pena al aplicar el atenuante de diligencias indebidas.
Y es que pese a que la denuncia del cónsul alemán en Barcelona se interpuso en enero de 2009, no fue hasta enero de 2011 que los Mossos hicieron entrada y registro en la librería neonazi. La investigación se cerró finalmente en 2015 pero no se señaló el juicio hasta febrero de este año por el “volumen existente de casos” que acumula el juzgado, asegura la magistrada en su sentencia.
Por otro lado, Varela fue detenido en julio del año pasado en el marco de una operación contra el odio y la discriminación. Salió de prisión tras pagar una fianza de 30 mil euros.
FUENTE: http://zonafranca.mx/el-dueno-de-una-libreria-neonazi-es-condenado-a-prision-en-espana-por-editar-obra-escrita-por-hitler/

CÓMPRANOS POR MERCADO LIBRE

Cómpranos en nuestra tienda en MERCADO LIBRE agregando al carrito $499 mínimo en artículos y aprovecha envío gratis, págalo como quieras, deposito, transferencia, débito o crédito y hasta págalo a meses. Solo da clic aquí: LIBRERÍA VIGENTE LA DERROTA MUNDIAL EN MERCADO LIBRE

Si no te aparece el libro que buscas en nuestra lista de mercado libre, contactanos y te enviamos el link para que lo compres.

En este video te explicamos como crear una cuenta y como comprar en Mercado Libre

https://www.youtube.com/watch?v=fC3Q5icdfBs


(la paquetería para el envío puede variar, ya que mercado libre es quien elige la paquetería, puede ser FedEx, DHL o Estafeta)
Si no tienes cuenta nosotros te decimos como hacerla y como comprar, es muy facil que no tardaras ni 5 minutos en crearla y en comprar y puedes pagar con tu tarjeta de debito, credito, deposito a cuenta de banco, transferencia, mercado pago o si no tienes nunguna de estas opciones lo pagas desde un oxxo o seven eleven con una serie de números que generas al finalizar tu compra y se los dictas al cajero y listo.
  
Aquí te decimos los pasos para crear una cuenta y comprar en Mercado Libre y lo puedes hacer desde una PC o en desde tu celular.

Como crear una cuenta 

Despues de haber ingresado al citio http://www.mercadolibre.com.mx/ damos clic en registrate


Nos aparece este cuadro para llenar nuestros datos

Una vez llenados los campos damos clic en registrarme


Nos regresara a la pagina principal pero ahora ya con nuestra cuenta creada, damos clic en nuestro usuario y despues clic en Mi Cuenta

Nos abre esta ventana y nos vamos a donde dice CONFIGURACIÓN y despues selecionamos DATOS PERSONALES que es en donde iremos a ingresar nuestro domicilio a donde queremos que nos llegue nuestro paquete.


Nos vamos directamente a donde dice DOMICILIOS y damos clic en AGREGAR UN DOMICILIO

Nos aparacera un cuadro donde debemos ingresar nuestro Codigo Postal, en caso de no saberlo podemos consultarlo en (No conozco mi codigo postal) y ahí nos lo daran.

Nos aparecerán una serie de campos a llenar, los que están en asterisco son obligatorios y de esa forma tenemos listo tanto el domicilio como nuestros datos a donde nos llegara el paquete.


COMO COMPRAR EN MERCADO LIBRE

 Damos clic en comprar ahora

Nos aparecera un cuadro donde nos dice cuantas cantidades queremos, en el ejemplo aparece que es la ultima, solo le damos en CONTINUAR.

Nos aparecera el domicilio a donde queremos que envie el paquete, solo es para confirmar o para cambiar el domicilio en caso de que no queramos que sea al que pusimos desde un inicio y lo cambiamos en sando clic en CARGAR NUEVA DIRECCION, si no queremos cambiarla solo le damos clic en continuar.

Confirmamos los datos y ponemos el nombre de quien ira dirigido el paquete y un numero telefónico en casi de no localizarte en el domicilio para que se agende una entrega con el repartidor y damos clic en CONTINUAR.

Despues nos apareceran las opciones de pago, ya sea con tu tarjeta de credito o debito, tarjeta de mercado pago, trasferencia bancaria o en efectivo haciendo deposito en OXXO, Seven Eleven, o depósitos en el banco en ventanilla o en los cajeros automaticos de deposito.

  
Si señalamos pagar con alguna tarjeta nos aparecerá este cuadro para llenar los datos de nuestra tarjeta de crédito o débito.

  En este caso haremos el ejemplo en pago con efectivo en OXXO, seleccionamos la opción de pagar con OXXO.

Y nos aparecera este cuadro que nos dice que al terminar la compra nos daran las instrucciones para pagar, damos clic en CONTINUAR para seguir.


Confirmamos por ultima vez los datos que ingresamos para nuestro envío y finalizar la compra y damos clic en CONTINUAR.


Nos aparece este cuadro donde daremos clic en TICKET PARA PAGAR para que nos de los datos para pagar.

Y nos aparecerá un código que el que le dictaremos al cajero de OXXO en este caso o bien podemos imprimirlo y el cajero escaneara el código y de esa forma hacer el pago.
quedara listo y en un periodo de 1 a 2 días hábiles se confirmara el pago y estará listo para hacerte el envío  

SUSCRIBETE A NUESTRAS NOVEDADES

SUSCRIBETE Y RECIBE NUESTRAS NOVEDADES ANTES QUE NADIE

MANDANOS UN MSJ A NUESTRO WHATSAPP CON LA PALABRA "ALTA" Y TE AGREGAREMOS. SOLO DA CLIC EN ESTE LINK PARA MANDAR EL MSJ: https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279



O

SOLO INGRESA TU CORREO Y CONFIRMA LA ACEPTACIÓN, RECOMENDAMOS SUSCRIBIRSE A WHATAPP PARA RECIBIR NOVEDADES ANTES QUE NADIE.

INGRESA TU CORREO:


Delivered by FeedBurner
UNA VEZ QUE LO INGRESASTE VE A TU BANDEJA DE ENTRADA Y ENTRA AL CORREO QUE DICE FeedBurner Email Suscription to: Librería Vigente La Derrota Mundial 
Y SOLO DA CLIK EN EL LINK Y LISTO.


Así manipula y utiliza la izquierda neomarxista a los homosexuales: un experto lo explica

El libro de venta aquí en la librería http://libreriavigenteladerrotamundial.blogspot.mx/2017/05/el-libro-negro-de-la-nueva-izquierda.html

El politólogo Nicolás Márquez ha recalcado que el nuevo movimiento político de izquierda o "neomarxismo", al quedarse sin clientes y sin el obrero para hacer una revolución, necesitaba "nuevos agentes de conflicto como caldo de cultivo para su causa".

Tras una exitosa gira sudamericana que ha servido para desenmascarar la ideología de género, el politólogo y escritor, Nicolás Márquez, ha asegurado que esta ideología no solo se desarrolla dentro del feminismo radical, sino que es acompañada a la par por una “corriente militante homosexual”.
“Las corrientes militantes homosexuales son parte integrante de los movimientos de la ideología de género. Por algo ellos se llaman movimientos LGTBI, es decir, hay una ramificación de diferentes grupos que se unen en las marchas con objetivos que les son comunes”, ha afirmado a ACI Prensa el coautor, junto a Agustín Laje, del bestseller de Amazon El Libro Negro de la Nueva Izquierda.
Asimismo, ha agregado que estos movimientos “padecieron la misma metamorfosis” que el feminismo hasta ser absorbidos por la ideología de género, pero a diferencia de este solo “tuvo dos etapas” diferenciadas.
“Una es integracionista, es decir, de tratar de integrarse a la vida civil-política. Por ejemplo, durante la dictadura de Perón, en Argentina, los homosexuales no podían votar lo cual era una injusticia. Por lo tanto, reclamar por derechos legítimos es un acto con el que no se puede estar en desacuerdo”, ha asegurado.
Por otro lado, Márquez ha indicado que la segunda etapa deja de ser de integración y “se vuelve una etapa de imposición, de pretensión, de equiparación con derechos que no les corresponden por la conducta a la cual ellos están orientados”, por ejemplo, el mal llamado matrimonio homosexual.
En el interior del llamado lobby gay existe “gente de mala o de buenas intenciones”, pero siempre “dirigidos por hábiles titiriteros”
Márquez ha destacado que en el interior del llamado lobby gay existe “gente de mala o de buenas intenciones”, pero que estos siempre están “teledirigidos por hábiles titiriteros que los llevan a las marchas y les inducen a una ideología”.
El politólogo ha recalcado que el nuevo movimiento político de izquierda o “neomarxismo”, al quedarse sin clientes y sin el obrero para hacer una revolución, necesitaba “nuevos agentes de conflicto, gente insatisfecha consigo misma, desorientada, como caldo de cultivo para su causa”.
“El individuo homosexual es alguien al que hay que ayudar y tratar de comprender como primera medida. Porque no debe ser fácil ser homosexual, tener una tendencia contraria a nuestro cuerpo, a nuestro diseño y a los fines naturales del hombre. Merecen un trato tan digno como al heterosexual”, ha señalado.
Márquez ha dicho que aquel conflicto interno de la persona homosexual, de estar “inconforme al diseño antropológico, psicológico o biológico” con el que se nace, genera “inseguridad, depresión o angustia”, que es muy bien aprovechada por el sector político de la izquierda.
“¿Qué hace la izquierda? Les dice que no tienen ningún desorden, y además, les dice que todo el malestar que padecen es culpa de una Iglesia que les ha pretendido moldear”
“¿Qué hace la izquierda? Les dice que no tienen ningún problema ni ningún desorden de ningún tipo, y además, les dice que todo el malestar que padecen es culpa de una Iglesia que les ha pretendido moldear, de un sistema que los pretende como un ser reproductivo y que existe todo un aparato que los busca patologizar y culpabilizar”, ha aseverado.
“Con este discurso, la izquierda logra aliviarles de su conflicto interior y, además, toda su catarsis la proyecta en un enemigo exterior inventado, fabricado, al cual volcarle toda su furia”.
El escritor ha acotado que “institucionalmente en la vida de la comunidad política, una mujer o un homosexual, pueden llevar adelante su plan de vida” sin problemas.
“Eso solamente sucede en la civilización occidental y cristiana. No pueden llevar adelante su plan de vida ni es un sistema comunista, obviamente porque la mujer tiene un papel relegado y el homosexual es encarcelado en brutales campos de concentración, trabajo o exterminio, y muchísimo menos en las teocracias vigentes en Medio Oriente. Entonces se da la paradoja de que en estos ambientes conflictivos abominan el sistema que a ellos les da una plenitud de vida como ningún otro sistema vigente o conocido”, ha sentenciado Márquez.
Márquez señala la contradicción de “poder atentar contra una iglesia pero no contra una mezquita o una sede del partido comunista”
Por tal motivo, el autor ha señalado la contradicción de “poder atentar contra una iglesia pero no contra una mezquita o una sede del partido comunista”.
“Al contrario, el partido comunista los acompaña con banderas de la hoz y el martillo o del Che Guevara en estas peregrinaciones bulliciosas para atentar contra el sistema que les da más libertad”, ha concluido.
*Este artículo ha sido publicado originalmente por Diego López en Aci Prensa.

Las victorias del revisionismo Autor: Robert Faurisson

Para costo del libro y envío ponerse en contacto con nosotros
Solo whatsapp 33 2271 4279
Correo vigenteladerrotamundial@gmail.com

Las pretendidas cámaras de gas hitlerianas y el pretendido genocidio de los judíos forman una misma y única mentira histórica, que ha permitido una gigantesca estafa histórica, que ha permitido una gigantesca estafa político-financiera cuyos principales beneficios son el Estado de Israel y el sionismo internacional y cuyas principales víctimas son el pueblo alemán, si bien no sus dirigentes, y el pueblo palestino en su totalidad.
Editorial: Ojeda; Idioma: español; Encuadernación: rústica cosido; Formato: 12,5×18,5cms.; 89 páginas; ISBN: 84-86041-62-7; Año ed. 2008; 1ª edición; Peso: 150gr.

Socialismo nacional contra socialismo internacional Autor: Cesare Santore

Costo para la República mexicana $350 envío incluido
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 34 dólares
Europa 43 euros
Sudamérica 34 dólares
Envíos incluidos
Envíos a todo el mundo.
pags 440
pasta blanda
peso 750 grs

Libro sobre el primer plan cuadrienal del Tercer Reich escrito por el periodista italiano de la época Cesare Santoro.

La obra más importante alguna vez escrita para comprender los fundamentos, propuestas y principales realizaciones del Socialismo Nacional alemán, entre los años 1933 y 1938, es decir, con anterioridad a la Segunda Guerra Mundial. Imprescindible para conocer el Nacionalsocialismo en su implementación

Este siglo ha sido el escenario del mayoy choque ideológico de la historia

De un lado se encarnó y se puso en movimiento el socialismo internacional concebido por Marx. Un socialismo que busca su universalización, su asiento en el mundo entero mediante la Revolución Mundial.

Del otro lado, diversos matices ideológicos se le oponen. Y entre ellos, el más resuelto y militante, el Socialismo-Nacional, que la generación pasada conociócon el nombre de "Nacionalsocialismo" o con el apócope de "nazi".

El estudioso que desea formarse juicios por sí mismo, y que no le bastan los conceptos generales más o menos teñidos de propaganda o leyenda, examina las dos tendencias en sus orígenes, cada una con sus propios argumentos.

Este libro, de Cesare Santoro, llena esa necesidad.


PROLOGO A LA EDICION ESPAÑOLA

Entre los acontecimientos más importantes y decisivos del siglo XX se encuentra el surgimiento del Nacionalsocialismo en Alemania. Esa doctrina política, social y racial le arrebató al comunismo las masas obreras alemanas, unió a todas las clase s sociales y les dio el impulso necesario para salir de la terrible crisis que sucedió a la Primera Guerra Mundial.
Muy pronto la nueva Alemania asombró al mundo con su carácter. En lo económico, a pesar de haber despreciado el patrón oro, se volvió cada vez más pujante mientras que en lo militar se convertía en la nación más poderosa de la Tierra.

 La Segunda guerra Mundial, en la que Alemania luchó casi sola contra las naciones más poderosas del orbe, es el testimonio del gigantesco y trágico esfuerzo que costó a los aliados salvar al comunismo soviético.

Si el Nacionalsocialismo no hubiera surgido, Alemania que en aquel entonces contaba con el partido comunista más grande del mundo incluida  Rusia , se hubiera vuelto irremisiblemente comunista. Ese era el sueño de Lenin, comunizar a Alemania porque un imperio rojo desde el Rhin hasta Vladivostok conquistaría fácilmente el mundo entero. Uniendo el enorme potencial industrial y cu ltural de Alemania con los extensos recursos naturales y humanos de Rusia se formaría una superpotencia.

Si las muchedumbres de desocupados alemanes no hubieran encontrado que el nacionalsocialismo superaba al Marxismo y se hubieran comunizado, habría cambiado el destino del mundo entero y las nuevas generaciones, en la actualidad, no conocerían más forma de vida que el ateísmo materialista que impone la dictadura bolchevique.

El surgimiento del Nacionalsocialismo alemán retrasó imponderablemente el triunfo de la Revolución Mundial Marxista.

Además, la doctrina de la svástica y su decidida lucha anticomunista puso de manifiesto la existencia de una poderosa vinculación entre la Rusia comunista y las democracias capitalistas. Una vinculación insospechada y extraña entre gobiernos tan diametralmente opuestos, pero tan poderosa como para lanzar naciones enteras a la guerra para salvar a Rusia.

El aspecto cronológico histórico del Nacionalsocialismo es bien conocido, existe una abundante documentación al respecto. En cambio, el Nacionalsocialismo como doctrina política, social y económica no se conoce y son muy raras las fuentes en donde se puede encontrar información. respecto a las personas que le dieron vida y que murieron antes o con la derrota de Alemania, se conocen también ampliamente sus biografías y actuaciones.

La razón de este libro es la exposición objetiva del Nacionalsocialismo como doctrina política, social, racial, económica y cultural.Para ello se han solucionado los dos obstáculos principales que tal tarea encierra: la falta de objetividad en la exposición y la falta de documentación original después de desaparecido el sistema.La obra fue escrita por Cesare Santoro en sus años de corresponsal en Alemania y para evitar alterar las impresiones de esa época, no se ha querido cambiar el sentido propio de sus notas y solamente se las ha ordenado por temas generales para la mejor comprensión del Nacionalsocialismo.

Aquí se expone con imparcialidad una doctrina que ya pertenece a la historia contemporánea; en cuanto al juicio de la misma, aquí se encontrarán los elementos suficientes para que cada lector emita el suyo propio.




PROLOGO A LA EDICION ALEMANA
El primero de febrero de 1933, Adolfo Hitler, el nuevo Canciller de Alemania, pidió en su primer llamamiento al pueblo alemán que le fueran concedidos cuatro años para la realización de su obra: la reconstrucción nacional. Dos días más tarde repitió la misma demanda en el Palacio de Deportes de Berlín: "Durante 14 años los partidos de la decadencia, humillándole, gobernaron al pueblo alemán. Durante 14 años le desmoralizaron y le disgregaron hasta destruirlo. No es presunción presentarme hoy ante la Nación conjurándola: Pueblo alemán, concédenos cuatro años y te juro que nosotros, yo el primero, si fallamos, nos retiraremos de los puestos en la misma forma en que los hemos asumido. No me ha impulsado la ambición de beneficios materiales sino el amor a tí. e sta ha sido la decisión más grave de mi vida... No puedo renunciar a la fe en mi pueblo ni a la persuasión de que esta Nación se levantará otra vez, no puedo prescindir del am or hacia este pueblo y guardo el convencimiento inquebrantable de que llegará la hora en que los millones de seres, que hoy nos maldicen, se unirán a nosotros y con nosotros saludarán a la nueva Nación Alemana creada por todos, y conquistada en una lucha ardua y amarga: en Nuevo Reich Alemán, Reich en cuya grandeza son indivisibles el honor y el poder, la magnificencia y la justicia".

Hoy se puede afirmar que los acontecimientos de estos cuatro años representan reformas nacionales y sociales que en otras épocas hubieran exigido un tiempo mucho más largo. La promesa del Führer se ha cumplido, puesto que el partido Nacionalsocialista se encontraba el día del advenimiento al poder con la madurez necesaria para cumplir la misión que la voluntad del pueblo le había confiado.

Cuatro años son un episodio breve en la vida de una nación. Sin embargo, el Gobierno Nacionalsocialista, gracias a su intensa preparación durante los largos años de lucha pudo lograr en este plazo tan escaso una profunda reforma en la estructura política, en las organizaciones sociales y económicas, en las normas jurídicas y administrativas. Al mismo tiempo, el pueblo se liberó de las cadenas del Dictado de Versalles, y reconquistó la igualdad de derechos que le correspondían entre las grandes naciones, resultado que no consiguieron los gobiernos de la República de Weimar.

Un proceso de carácter claramente renovador, en cuyo curso ciertas tradiciones rancias tuvieron que ceder lugar a nuevas manifestaciones sociales y en el que las posiciones personales sufrieron cambios profundos, quedó sujeto a la crítica y al desc ontento. Siempre hay personas que no se dejan convencer de que los grandes momentos requieren también grandes decisiones. Pero estas dificultades fueron vencidas con el tiempo como lo demostró la última elección del Reichtag, efectuada el 29 de marzo de 1936. El cómputo de votos arrojó 44.955.000 de los cuales fueron emitidos 44.412.000 en favor del Gobierno y apenas 543.000 en contra. Han terminado por reconocer la obra realizada por el gobierno Nacionalsocialista altas personalidades que se habían distanciado del movimiento, como el General Lundendorff, e incluso hasta enemigos declarados del Nacionalsocialismo como Severing, antiguo ministro del Gobierno marxista.

La reacción en el extranjero fue intensa por dos motivos: primero por el conocimiento insuficiente de la situación de Alemania en el momento del advenimiento al poder y de las actividades gubernamentales en los primeros cuatro años; segundo, como consecuencia de la campaña de odio que realizaron y realizan todavía contra el Tercer Reich elementos partidistas o enemigos personales de la ideología Nacionalsocialista.

Nada tan perjudicial para las relaciones entre los pueblos como el desconocimiento recíproco de los mismos; esta ignorancia es la que levanta los muros de desconfianza que se interponen entre unos y otros. Así por ejemplo, el acercamiento franco-alemán, seguirá siendo un deseo irrealizable hasta que los franceses no se convenzan de que los alemanes son seres humanos como ellos y de que anhelan como ellos también, la misma paz.

Más allá de las fronteras de Alemania se ha mejorado en estos últimos tiempos el criterio sobre el Tercer Reich. Muchos prejuicios han desaparecido y, como prueba de ello, miles de extranjeros han visitado a la Nueva Alemania; no obstante, subsisten algunos todavía, puesto que las calumnias se ofrecen a merced, en cuanto se presenta la más pequeña oportunidad. De aquí resulta una situación que llena de desconfianza y envenena la opinión pública del mundo entero produciendo una intranquilidad general que perjudica en el más alto grado las buena s relaciones internacionales y la paz de Europa.

El objeto de este libro es completar el conocimiento de la Alemania de Hitler y rectificar ciertas afirmaciones falsas. Se prescinde en absoluto de toda valoración subjetiva y por eso mismo, tienen la palabra solamente los hechos probados y las cifras ve rificadas. Así el lector estará en condiciones de deducir las consecuencias lógicas que de aquí se desprenden.
Aún alemanes, hasta elementos del partido, con frecuencia no saben cuán grandes son los progresos que ha logrado el Gobierno en los primeros cuatro años, pues en medio de la lucha y del trabajo la vista no abarca sino un horizonte limitado.

La presente obra trata de resumir los éxitos del primer plan cuadrienal fijado por el Führer y de explicar los fines alcanzados, destinados a garantizar la independencia de Alemania en lo que concierne a su economía y a su abastecimiento.

En la complicada situación internacional presente considero deber de todo periodista concienzudo contribuir con todas sus energías a la obra de comprensión recíproca de los pueblos, y tratar de disipar toda discrepancia, en favor del estímulo de la armonía entre sí, sobre fundamentos constituidos por verdaderas comunidades nacionales.

Creo por lo tanto ser del mismo parecer que mis colegas de prensa que, residiendo desde hace años en Alemania han tenido oportunidad, los difíciles tiempos de posguerra, de conocer el relajamiento moral y material del pueblo alemán y de apreciar lo s esfuerzos titánicos por levantarse y resurgir en la plenitud de una vida nueva. Todos nosotros hemos compartido el dolor y las esperanzas de los alemanes y hemos convivido también su alegre optimismo y la feliz realización de sus anhelos.

Ya que vivimos entre hombres hay que ser uno de ellos; si se vive en tan gran pueblo que lucha por su existencia, no hay que esconderse negándose a reconocer el valor del esfuerzo puesto en la obra de reconstrucción general. Es necesario apreciar la significación de la lucha de Alemania por la igualdad de derechos que le corresponden entre las otras grandes naciones y su buena voluntad para vivir en paz con los demás y colaborar al bienestar general.

La grandiosidad de los sucesos, que tuve ocasión de presenciar, no ofuscan mi vista, ni afectan mi intento de buscar la verdad y de hacer constar imparcialmente los resultados alcanzados. Sin duda se han cometido desaciertos, especialmente de índole táctica. Estos errores ocasionaron en ciertos círculos extranjeros un sentimiento de animosidad y de oposición contra la Nueva Alemania. En un movimiento de tan gran magnitud y de tan profundo significado ético son inevitables las equivocaciones. "No creemos en un paraíso terrenal, pero sí en un estado en un Reich que será la Patria del alemán laborioso" (Hitler).
Berlín, diciembre de 1937
El Autor