No temáis - Israel Adán Shamir

Costo para la República mexicana $220 + envío $60 por correos de México o Fedex express $120
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 13USD envío 8USD 
Europa 11 envío 11 
Sudamérica 13USD envío 13USD
Envíos a todo el mundo.
Peso 330 gr.
Pags 320
Pasta blanda
Ventas al whatsapp (+52) 3322714279 solo da clic aquí para mandar el msj https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279
Cómo vencer el paradigma judío. Siempre polémico, Israel Shamir nos vuelve a sorprender con una nueva recopilación de artículos de actualidad internacional, que abarcan la política israelí contra los goyim, la guerra de Afganistán, Wikileaks, Madoff, la inmigración, la reciente matanza de Noruega y mucho más.
Independientemente de lo que se piense sobre el talento de Shamir como historiador, no cabe duda de que como pensador es uno de los más originales y sorprendentes, y si bien alguien puede poner en tela de juicio algunos aspectos de su pensamiento, indudablemente sus posiciones empujarán al lector a mirar los problemas actuales desde un nuevo ángulo y a reflexionar sobre cosas que nunca se había detenido a pensar anteriormente.

Editorial: Ojeda; Idioma: español: Formato: 13×19,5cms.; 320 páginas; ISBN: 978-84-86041-98-4; Año ed. 2012;

El judaísmo según la Biblia - Julio Chaij

Costo para la República mexicana $130 + envío $60 por correos de México o FedEx express $120
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 7USD envío 6USD 
Europa 7 envío 7 
Sudamérica 7USD envío 8USD
Envíos a todo el mundo.
Peso 230 gr.
Pags 137
Pasta blanda
Ventas al whatsapp (+52) 3322714279 solo da clic aquí para mandar el msj https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279

La Biblia como es sabido, constituye uno de los libros sagrados de los judíos y, paradójicamente, también de los cristianos que incluyeron en ella, bajo el nombre de Nuevo Testamento, todo lo relacionado con la vida y el mensaje de Cristo. Durante casi dos mil años y hasta época reciente, la Iglesia católica vedó prácticamente a sus miembros el acceso a la Biblia, en razón de que muchos sucesos en ella descritos podrían ser perjudiciales para la moral y distorsionar la imagen que de aquella tenía el cristiano.
Si alguien, no obstante, se adentraba en el estudio de la misma, se justificaban los crímenes y prevariaciones de los hebreos y sus patriarcas, argumentando que los pueblos que los rodeaban practicaban bárbaras costumbres y se hallaban hun­didos en el más execrable materialismo, en cambio, los judíos pese a todo, eran "el pueblo elegido de Dios", se arrepentían siempre de sus pecados y creían -así se decía - en el Dios único. De resultas de esto, nunca el cristiano realizó una critica  objetiva  de  la  Biblia.  Tampoco  "extrañamente" se ocuparon de ello sus enemigos. Recién a fines  del  siglo  pasado  y  a  comienzos  de  éste, Chamberlain, Fritsch, etc. y los grandes maestros de la cuestión judía, realizaron profundas investigaciones que arrojaron conclusiones definitivas que, por supuesto, fueron silenciadas y vilmente atacadas por el judaismo internacional y sus asalariados. Sin embargo, la conducta de los personajes bíblicos no había sido hasta hoy analizada orgánicamente. Este es precisamente el gran mérito de Julio Chaij, quien munido solo de la verdad y la lógica más estricta arriba a conclusiones absolutamente irrefutables, pero que, por cierto, han de escandalizar a muchos espíritus débiles e incapaces de asumir la verdad total, que se niegan a aceptar otra explica­ción de los hechos distinta a la impuesta por los hijos de Yahvé.

EDITORIAL MILICIA

INTRODUCCIÓN

Es universalmente sabido que el judio posee un carácter y una mentalidad que lo diferencia de un modo substancial de los otros hombres.
Los fundamentos teológicos y morales de su religión; su filosofía de la vida; sus conceptos sobre el bien y el mal; su criterio sobre lo justo y lo injusto; sus ideas- sobre Dios y la Divina Providencia; en fin, en todas las cosas esenciales que hacen a la conducta y proceder del hombre para con si mismo y para con el prójimo y la sociedad, difiere la comunidad judia, tan pronunciadamente de las restantes agrupaciones humanas, que parece su antipoda.
De ahí proviene, sin duda, el notorio antagonismo y la mutua aversión, que se observan, unas veces en forma pasiva, y otras de maneras violentas, entre él judaismo y las demás comunidades humanas. San Pablo, el gran apóstol de la cristiandad, dice de ellos en su Epístola a los Tesalónicos: 1a. Cap. 2, Vers. 15: "No agradan a Dios, y son enemigos de todos los hombres".
Pero, lo notable y significativo, es que, ese antagonismo y esa mutua aversión, no son cuestiones circunstanciales; ni se manifiestan en una determinada época, ni se circunscriben a un determinado pueblo o país; puesto que la antigua historia de las comunidades hebreas, israelitas, o judías o sionistas, que con todos estos nombres se las conocen, dispersas en el mundo, nos las muestra en permanente conflicto, declarado o encubierto, con todos los demás pueblos, desde la más remota antigüedad hasta nuestros días.
Y no es posible atribuir este singular estado de cosas, a la intervención directa y determinante que tuvo el judaismo en el Martirio, Crucifixión y Muerte de Nuestro Señor Jesucristo. No; puesto que el conflicto, existe, latente o manifiesto, tanto para con los pueblos de la cristiandad, como para con pueblos de otros credos religiosos. Como que tampoco arranca de los comienzos de la era cristiana, sino que se remonta a los más antiguos tiempos de ta historia, como se verá a través de este ensayo.
Desde ya ofrecemos un ejemplo, por demás ilustrativo, que registra la Biblia, libro sagrado de los judíos, en:
ÉXODO: CAP. 1
Vers. 8. "Alzóse en Egipto un rey, que no sabia de José y dijo a su pueblo.'' 9. "Los hijos de Israel forman un pueblo más numeroso que nosotros". 10. "Tenemos que obrar astutamente contra él, para IMPEDIR que sigan creciendo y QUE SI SOBREVIENE UNA GUERRA, SE UNA CONTRA NOSOTROS A NUESTROS ENEMIGOS". Obsérvese que los temores del Faraón y sus prevenciones, no provenían de la importancia numérica de los israelitas, pues que por muchos que éstos fueran no podrían ser más numerosos que el pueblo egipcio; los temores pues, provenían de: "SI SOBREVIENE UNA  GUERRA, SE UNAN CONTRA NO­SOTROS A NUESTROS ENEMIGOS".
Razones de sobra tendría el Faraón para expresar tan graves temores, que por otra parte, delatan elocuentemente, la existencia de un abierto conflicto entre su pueblo y los de Israel
Conforme se deduce de las palabras del Faraón, los israelitas seguían siendo extraños en Egipto, y se les temía como a enemigos; y eso, después de haber permanecido en las tierras de los Faraones, durante CUATROCIENTOS TREINTA AÑOS consecutivos.
Durante todo ese largo tiempo, los israelitas, que habían llegado siendo un pequeño grupo que sólo alcanzaba a sumar SETENTA personas, vivieron en paz: crecieron en número y alcanzaron gran prosperidad económica; todo esto al amparo de la fraternal hospitalidad que durante todos estos cuatro largos siglos les brindó el pueblo egipcio y sus gobernantes. Llegaron SETENTA personas menesterosas en tiempos de José, hijo de Jacob, y salieron de Egipto, cuatrocientos años después, en tiempos de Moisés, inmensamente ricos y conver­tidos en una muchedumbre de más de DOS MILLONES de almas, Así lo atesti­guan sus propios relatos véase:
ÉXODO: CAP. 1
Vers. 1 "Estos son los nombres de los hijos de Israel que vinieron a Egipto con Jacob, su padre; cada uno con su familia: RUBÉN, SIMEÓN, LEVI y JUDA; ¡SACAR, ZABULÓN y BENJAMÍN; DAN, NEFTELI, GAD y ASER". (José estaba entonces en Egipto). 5 "SETENTA eran todas las almas salidas del muslo de Jacob (que vinieron con él a Egipto}.
6. "Muñó José y murieron sus hermanos y toda aquella generación."
7. "Los hijos de Israel habían crecido y se habían multiplicado, llegando a ser muy numerosos y muy poderosos; y llenaban aquella tierra."
ÉXODO: CAP. 12
Vers. 37 "Partieron los hijos de Israel de Ramases para Sucot en número de SEISCIENTOS MIL INFANTES, SIN CONTAR LOS NIÑOS Y LAS MUJERES".
38 "Subía además con ellos gran muchedumbre de toda suerte de gentes, y muchas ovejas y bueyes y gran número de animales." (El comentarista del texto bíblico, aprecia en DOS MILLONES y MEDIO el número de los israelitas que salieron de Egipto con Moisés. Véase "Introducción al Éxodo" en la Biblia; traducción Nacar-Columba; 4a. Edición. Madrid).
40"La estancia de los hijos de Israel en Egipto, duró CUATROCIENTOS TREINTA AÑOS".
Habían llegado pues a Egipto en la más extrema pobreza, huyendo del hambre que azotaba al país de su anterior residencia, la SIRIA-PALESTINA y eran un pequeño grupo, tan solo SETENTA PERSONAS. En este estado de indigencia numérica y económica en que llegaron, veamos la acogida que recibieron de los egipcios:
Vers. 5 "El Faraón dijo a José: "Tu padre y tus hermanos han venido a ti". 6 "Tienes a tu disposición toda la tierra de Egipto; establece a tu padre y a tus hermanos en las mejores tierras; que habiten en las tierras de Gozen. Y si sabes que hay entre ellos hombres capaces, hazlos mayorales de mis ganados".
En este ambiente de generosidad y benevolencia fueron recibidos en Egipto los indigentes israelitas y en ese mismo ambiente deben haber vivido durante todo el largo tiempo de su estancia en ese país; pues, de lo contrario, no se explicaría que hayan podido permanecer más de cuatro siglos consecutivos, duran­te los cuales alcanzaron el alto grado de prosperidad y crecimiento que nos describe el relato bíblico. Sin embargo, dieron la espalda al benigno país del Nilo y a sus habitantes y salieron subrepticiamente, no sin antes cometer contra la población, las atrocidades que se describen en el capitulo correspondiente a MOISÉS en esta misma obra.
Estos sucesos acontecieron hace, aproximadamente, 3600 años; por consiguiente, podemos afirmar que esta cuestión, es decir, el antagonismo y la aversión ma­nifiesta de los israelitas hacia los demás pueblos, no es nueva ni reciente puesto que arranca desde que existen los judíos en el mundo.
Pero, lo más sorprendente y sugestivo, es que desde aquellos remotos tiempos de los Faraones, y aún antes, los hijos de Israel siguen manteniendo esa extraña mentalidad, ese extraño modo de ser, que los hizo conservarse extranjeros en medio de un pueblo que los trató tan cordialmente en el transcurso de todo ese prolongado tiempo de CUATROCIENTOS TREINTA AÑOS consecutivos. Tiempo que consideramos más que suficiente para haber producido inevitablemente la fusión total del elemento extranjero con el nativo; fenómeno éste que se habría producido inevitablemente, de haberse tratado de otras gentes y no de éstas tan refractarias y adversas, cual demuestran ser en todo tiempo y lugar los israelitas.
Esa conducta, esa mentalidad, ese modo de ser, tan propio y característico del judio, que desde tiempos inmemoriales viene transmitiéndose, de generación en generación, entre las comunidades judaicas, con misteriosa cuán sorprendente tenacidad, debe tener sin duda alguna, sus orígenes y sus fundamentos. Para hallarlos e identificarlos, hemos emprendido este ensayo, que esperamos sea útil y nos ayude a comprender mejor las razones de la extraña idiosincracia de estos congéneres, y nos ofrezca a la vez explicaciones a los complejos y arduos problemas, que de continuo vienen creando a los pueblos del mundo.
Nos ha impulsado a emprender esta no fácil empresa, un breve trabajo inédito del escritor sirio Don Youseff Elydd radicado en la Argentina, pero que, viajero impenitente, ha visitado y conocido de cerca casi todos los países del Medio Oriente y de América. Fruto de sus peregrinaciones, este escritor ha dado a publi­cidad algunas obras de valioso contenido informativo: Los Árabes, así los vi y Las Comunidades Árabes en América; y otra de carácter polémico sobre la cuestión de Palestina, titulada: Estos perdieron Palestina.
En esa su obra inédita que titula: "Los judíos en el mundo", su autor, hurgando en los textos bíblicos, expone y comenta un número de episodios, protagonizados todos por los más encumbrados arquetipos del judaismo, precisamente, los que éste tiene consagrados como autores de su existencia física y espiritual y como símbolos y guias de su diario vivir religioso y social, es decir: sus Patriarcas, sus Profetas, sus Santos, sus Proceres. En ese breve trabajo inédito, su autor, nos ofrece algunos ejemplos de la conducta del judaismo para con el prójimo.
Esas acciones, esas prédicas, esos episodios, expuestos por el escritor Don Youseff Elydd, más otras que hemos agregado de nuestra propia cosecha, serán objeto en este ensayo, de un amplio y minucioso examen, cuya única finalidad, no es otra que la de hallar, como dejamos dicho, los orígenes y los fundamentos de esa singular cuan obsecuente mentalidad judaica.
Antes de entrar en el análisis, consideramos necesario insistir en destacar que los protagonistas de los acontecimientos que haremos desfilar en este ensayo, son entre los judíos, de modo particular, el objeto de la máxima devoción religiosa; puesto que esos personajes, tienen para ellos, la inmensa significación que para la cristiandad representa la Divina Personalidad de JESÚS y sus más preclaros Discípulos. Tienen para ellos, el inmenso significado que para el islamismo represen­ta la Sacra Personalidad del Profeta MAHOMA y los cuatro grandes Califas del Islam. Representan para los judíos lo que Buda y Confucio para los pueblos ama­rillos; y lo que representan ZOROASTRO y BRAHMA para los pueblos Irónicos e Hindúes.
Son nada menos que YA VE o JEHOVA, el "dios" de Israel; ABRAHAM, el gran Patriarca de los hebreos; MOISÉS, el legislador y dilecto parlamentario de Yavé; JACOB, llamado ISRAEL, el patriarca epónimo de los pueblos israelitas; JUDA, fundador y numen de la más prominente de las doce tribus de Israel. JOSÉ, hijo de Jacob, el ministro de los Faraones; JOSUÉ, el conquistador; DAVID, el semidios de los judíos; SALOMÓN, "el sabio" rey de Judá; Y otros de igual o parecida jerarquía.
Estos son los personajes cuyas prédicas, carácter y conducta, someteremos a nuestro examen para hallar una explicación a esa mentalidad tan característica de sus descendientes y prosélitos; puesto que ellos fueron los fundadores de su religión; los arquetipos de su idiosincrasia; los númenes, los héroes, los santos de su devoción, el propio "dios" de los israelitas; es decir, los que, sin duda alguna, crearon a su imagen y semejanza, con la prédica y el ejemplo, la conformación mental de sus acólitos, los hijos de Israel Y, bien sabida es, cuán grande es la influencia de los arquetipos en la estructura y conformación temperamental de los pueblos!
Agregúese a esto, que el judaismo, constituye, dentro de la pluralidad de los pueblos, una secta fósil, que profesa dogmas y doctrinas estáticas, inamovibles, de una religión que ha permanecido invariable, petrificada, tal como la concibieron sus antiguos fundadores, hasta nuestros días y comprenderemos de inmediato, que los actuales israelitas, son los directos sucesores y los consecuentes depositarios de la singular idiosincrasia que caracterizó la vida de sus antiguos prohombres y arquetipos, ya que el judaismo, como secta fosilizada, no ha sabido, no ha podido, o no ha querido asimilar las posteriores doctrinas religiosas y filosóficas, que han creado y promovido en el mundo, los grandes reformadores divinos y humanos.

Con estos antecedentes, dejamos señalados los objetivos de este libro; y estaremos además, en las mejores condiciones de descubrir y comprender, en sus propias fuentes, a través de nuestro análisis, los orígenes y fundamentos de este intrigante fenómeno que es la conformación mental y temperamental del judaismo en el mundo.

DEL MÉTODO EMPLEADO EN ESTE ENSAYO

Para evitar dudas sobre la veracidad, autenticidad e imparcialidad de los testimonios y fuentes de información, que han servido a este ensayo, nos hemos constreñi­do a someter a nuestro estudio, única y exclusivamente, episodios registrados en la BIBLIA, libro sagrado del judaismo e inexplicablemente, también así considerado por la cristiandad en estos últimos tiempos. Nos referimos al ANTIGUO TESTAMENTO, y no a los Santos EVANGELIOS, que éstos sí, son verdaderamente Santos por la pureza de su contenido y por las Divinas Enseñanzas del Redentor. Y hemos desechado, exprofeso, muchísimos otros testimonios de alto valor documental, de los que abundan profusamente en la historia universal.
Para llevar al extremo nuestra fidelidad a los textos bíblicos, reproducimos, en toda la extensión necesaria, cada uno de los episodios examinados, con la consi­guiente cita del Libro, Capítulo y Número de Versículo. Luego entramos a analizar en detalle, cada uno de los versículos útiles a nuestro estudio.
De este modo, trataremos de dejar suficientemente documentadas, las con­clusiones que se obtengan en cada caso.
Los textos se han tomado de la Sagrada Biblia; traducción de Nacar-Columba; edición de la Biblioteca de Autores Cristianos, Madrid, 1951, bajo los auspicios de la Universidad Pontificia de Salamanca.
Hechas las aclaraciones, entramos en el tema con el más sano propósito de observar, en todo momento, la estricta objetividad que requieren las obras de esta naturaleza y con la firme convicción de ser útiles y leales al lector, como lo somos con nuestra propia conciencia.


La judaizacion del cristianismo - Federico Rivanera Carles

Costo para la República mexicana $750 + envío $60 por correos de México o Fedex express $140
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 44USD envío 38USD 
Europa 37 envío 50 
Sudamérica 44USD envío 59USD
Envíos a todo el mundo.
Peso 2500 gr.
Tres 3 mas 2 libro/folletos 
Pasta blanda
Ventas al whatsapp (+52) 3322714279 solo da clic aqui para mandar el msj https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279

TOMO I

Desde su nacimiento el cristianismo vio amenazada su identidad por la judaización.
 El protestantismo, la mayor heterodoxia judaizante de la historia, no pudo ser extirpado y escindió a la Cristiandad. La Reforma inició un vasto proceso subversivo que no se limitó al ámbito religioso y condujo al racionalismo y a las Revoluciones Francesa y Rusa. Los efectos de este proceso inconcluso alcanzan a todos los pueblos. Es imprescindible, por tanto, el conocimiento de la historia y características de la judaización del cristianismo, que culmina en la Iglesia Postconciliar. Sólo así se tendrá un panorama verídico del pasado, sin el cual no es posible entender el aciago presente y, menos aún, evitar un futuro que se avizora más trágico.
 A ese estudio dedicóse largos años el autor y en este primer volumen examina -en forma sucinta, pero integral y ampliamente documentada- los siguientes temas: el anticristianismo judío; el carácter judaico de las principales herejías primitivas; las sectas judaizantes de la Pre-Reforma; su relación con el antipapa judeoconverso Anacleto II; el anti-inmortalismo averroísta y alejandrista, el papel del confeso Pomponazzi y la escatología judía; el influjo sobre la Reforma de Erasmo, la Cabala cristiana y la controversia reuchliniana en torno a los libros judíos; la Reforma y sus corrientes: notable influencia de los comentarios rabínicos, importancia del hebreo y adopción de la Biblia Hebrea; las relaciones con rabinos; Lutero: el "Sanhedrín" de los hebraístas, Rashi y la Biblia Alemana; intrascendencia y reprobación del postrer antijudaísmo de aquél; Zwinglio y el "Israel alpino"; Juan Calvino, el préstamo a interés y el capitalismo; trasfondo judío de su doctrina de la predestinación; el probable marrano Servet, padre del antitrinitarismo moderno e inspirador de Spinoza, bebió en fuentes judías; el anglicanismo: Enrique VIII consultó a los rabinos para el divorcio que provocó el cisma; las versiones bíblicas anglicanas revelan la dependencia rabínica, p. ej., la Versión Autorizada de 1611, que influyó poderosamente en la cultura y la lengua del país; conversos y rabinos, catedráticos de hebreo y literatura rabínica en Oxford y Cambridge; decisiva participación judía en la invasión de Guillermo de Orange (1688), que derrocó al católico Jacobo I y salvó la hegemonía protestante en Inglaterra, desde entonces centro de la banca israelita de Europa; los reformistas radicales: el anabaptismo y la Nueva Sión comunista de Münster; sabatarios, mortalistas y antitrinitarios; el puritanismo o el "hebraísmo inglés": sus tendencias; la República y el Protectorado de Cromwell; el sabatarismo, el fenómeno angloisraelita y los estudios judaicos; la readmisión de los judíos profesos; los puritanos en EE. UU.: la Sión novoinglesa; legislación mosaica de la "teocracia oligárquica"; fundamento judío de la democracia; la teología pactual; el indoisraelismo; despojo y exterminio de los "cananeos" indígenas; la Revolución Americana: su ideología judaica y el protagonismo hebreo; marranismo y protestantismo; alumbrados, erasmistas y protestantes españoles; el avance reformista y los heterodoxos Papas filojudíos Alejandro VI, León X, Clemente Vil y Pío IV; la herejía en la Iglesia: cardenales y obispos partidarios del cristiano nuevo Juan de Valdés; ultima parte del concilio de Tentro: ortodoxia y heterodoxia, oposición al Santo Oficio y projudaísmo; Paulo IV y San Pío V -los Pontífices de la restauración católica- y su intransigente postura contra el judaismo, público y converso; las etapas ulteriores de la Reforma y el judaismo; gravitación de éste en el racionalismo; los enciclopedistas y el empleo de los escritos judíos anticristianos; origen judeoprotestante del sistema democrático-capitalista.
 Indudablemente, esta es una obra de singular valía. Su lectura resulta obligada


TOMO II

En este segundo volumen, que aparece junto con el III, el autor estudia la profundización del carácter judaico del protestantismo clásico, así como otras nuevas expresiones judaizantes nacidas en su seno, esto es, el adventismo del séptimo día, el pentecostalismo y el influyente dispensacionalismo o milenarismo radical.
Pero la mayor parte del texto está dedicada a la nueva Iglesia Postconciliar. Se trata de un verdadero tratado integral de la misma, minuciosamente documentado, que demuestra en forma palmaria la judaización del catolicismo perpetrada desde el ilegal concilio Vaticano II, al que define, con razón, como el triunfo de los enemigos interiores de la Iglesia personificados en Juan XXIII y Pablo VI. Para su correcta intelección, Rivanera Carlés analiza las tendencias precursoras, desde el catolicismo liberal al modernismo. Y traza una línea demarcatoria entre la Iglesia preconciliar antigua y la contemporánea, cuyas serias responsabilidades en la situación actual señala.
Para entender la metamorfosis judaizante de la nueva Iglesia, el autor reproduce las antiguas y abandonadas normas eclesiásticas contra el judaísmo, que siguen vigentes y demuestran que el antijudaísmo es expresión de la ortodoxia y que, por el contrario, el filojudaísmo es herético y anticristiano. Seguidamente efectúa el tratamiento de los textos oficiales filojudíos y judaizantes a partir de la declaración Nostra Aetate, acta fundacional del judeocatolicismo. La contundente y pormenorizada refutación deja al descubierto sus falacias argumentales y los objetivos judaicos que los impulsan.
Una implacable y rigurosa indagación pone bien en claro que se trata de una nueva Iglesia judeocatólica que usurpa la autoridad y el prestigio de la Iglesia Romana, la que llevó a cabo una burda desfiguración judaica de Cristo y su doctrina, a saber: declara la necesidad de la exégesis rabínica para la comprensión de los Evangelios y la validez de la interpretación judía del Antiguo Testamento (en la que se basó el deicidio); altera de manera aviesa la Tradición; niega la divinidad de Cristo, reemplazado por un judío divinizado; agravia a la Madre de Dios, cuyo Hijo fue muerto por los judíos, con el insólito título de "Hija de Sión"; ha establecido una eclesiología judaizante, i. e., la noción judía de "Pueblo de Dios", la concepción exódica de la "Iglesia Peregrinante" y el sacerdocio de los fíeles; la Misa es ahora un banquete memorial judaico y no la renovación incruenta del sacrificio de la Cruz; y se afirma que al instituir Cristo la Eucaristía se fundó en las bendiciones judías de las comidas y la partición del pan, lo que es una absoluta falsedad ya que ellas recién se introdujeron en los hogares judíos luego de la destrucción del Templo en 70; el sabatarismo dominical desalojó al Domingo cristiano, cuya significación inmemorial posee marcado carácter antijudío. Otro aspecto importante de la teología postconciliar es la denominada "Historia de la salvación" y la consiguiente espera del Mesías, noción judía por antonomasia. En cuanto al ecumenismo, el autor revela su origen judeomasónico, descubriendo, así también, que la Iglesia neojudía no propugna la Paz Cristiana sino la Shalom judía.
Una documentación que impresiona torna estéril cualquier intento de defensa por parte de la Iglesia neojudía.

TOMO III

El autor concluye aquí el detenido análisis de la nueva Iglesia judeocatólica nacida en el concilio Vaticano II. Demuestra que la escatología judaica ha reemplazado a la católica, que la inmortalidad del alma ya no existe y el reino de Dios será en la tierra, como sostienen los judíos, quienes con ese eufemismo designan el gobierno universal mesiánico. Y precisamente el gobierno mundial suplantó en la Iglesia Postconciliar a la idea de Cristiandad. Así también la democracia -enemiga de la Fe, esclavizadora del pueblo y destructora de la Nación-, condenada en el pasado, es ahora un dogma. En tanto el corporativismo fue abandonado en beneficio del capitalismo y la usura, hoy reivindicada por estos supuestos servidores del pueblo. Paralelamente se aprobó con entusiasmo la alianza con el marxismo ateo, financiado por los banqueros y feroz tirano de los trabajadores. Asimismo, los judíos hasta ayer deicidas, que "no agradan a Dios y están contra todos los hombres" (1 Tes 2,15), especialmente contra los cristianos, se convierten en "nuestros hermanos mayores", etc.
Rivanera Carlés señala que los artífices de la Iglesia Postconciliar son el filojudío Roncalli, el converso Montini y su muy probable conracial Wojtyla. Tras analizar la genealogía marrana de Pablo VI y su reiterado uso del joshén que llevó Caifas, el Sumo sacerdote judío que condenó a Cristo, acerca de Juan Pablo II afirma que lo difícil no es probar que es converso sino que no lo es, para lo cual observa que su apellido materno es empleado por los judíos, estudia sus amigos y relaciones, los llamativos actos judaizantes, la inexplicable e íntima amistad con el hebreo Kluger, el papel de ambos en el reconocimiento del Estado de Israel, el estrecho trato con su vocero, el marrano Joaquín Navarro Valls, la gran contribución de Wojtyla al mito del Holocausto, su afición por la literatura rabínica, su insólita exaltación de Maimónides -apologista del deicidio, maldecidor de Cristo y célebre por su odio terrible al cristianismo- que lo llevó al extremo de falsificar un texto suyo para presentarlo como favorable a los cristianos, así como el deslumbra miento por los filósofos judíos Buber, Rosenzweig, Levinas y Edith Stein, fingida conversa y falsa santa. Por otra parte, señala que la filosofía de Wojtyla, la fenomenología, es judía y anticatólica. Y prueba, además, que su anticomunismo no es tal.
Según hizo en el anterior volumen, desenmascara la heterodoxia de Ratzinger, cuya dimensión se advierte en la antología sumaria de sus escritos que agrega. Y en dos extensos capítulos efectúa una amplia exposición de la nueva teología judeocatólica, a través de la minuciosa indagación de los textos de sus principales representantes, mostrando que rechaza todos los dogmas católicos al tiempo que adopta posiciones extremadamente judaizantes, que incluyen la filosofía dialógica, el deconstruccionismo, la Cabala cristiana y hasta el hermetismo... del Tarot, promovido por Balthasar, el estrecho amigo de Ratzinger muy admirado por Juan Pablo II.
El anteúltimo capítulo saca a luz la observancia ritual judía que ya se cumple en la Iglesia Postconciliar con el visto bueno del Vaticano. Cierra el libro el análisis del noeísmo, etapa final del proceso, cuya doctrina se encuentra apenas encubierta en el Catecismo de la Iglesia Católica y consiste en una especie de judaismo para gentiles, que desde 1995 se está organizando en todo el mundo y tiene su epicentro en el Instituto Noah de Jerusalén. Su finalidad, expuesta en numerosos escritos, es clara: el "catolicismo de Israel" suplantará al catolicismo de la Iglesia. ¿Fantasía? El 20-111-1991, en igual fecha que surgió el movimiento noéico, el presidente Bush promulgó la Ley Pública 102-4, votada por unanimidad en el Congreso, que declara que los llamados preceptos de Noé, vale decir, una norma talmúdica, constituyen el fundamento del país y de la civilización.
Rivanera Carlés culmina así La Judaización del Cristianismo, erudita investigación de más de quince años -hecho inusual en estos tiempos- que ya fue calificada de "obra maestra" al conocerse el volumen primero. Se trata del único tratado integral sobre la Iglesia Postconciliar neojudía que usurpa el nombre y la autoridad de la Iglesia Romana. Una documentación que impresiona torna estéril cualquier intento de defensa por parte de la misma.
El estado en que se encuentra hoy la Iglesia Católica interesa no sólo a sus miembros, sino a todos los hombres preocupados por el destino de la civilización, puesto que su influjo es y ha sido inmenso y, sobre todo en Occidente, gravita sobre nuestras vidas sin que muchas veces lo advirta mos. De ahí que el estudio de su judaización, o sea, del cambio más absoluto de su ser, resulta inesquivable y esencial. Porque ahora ya no es la mayor adversaria del judaísmo sino que, mediante la conjura victoriosa de sus enemigos postconciliares, ha sido transformada en uno de los instrumentos fundamentales de aquél para su hegemonía planetaria.

ADEMAS INCLUYEN 

El Régimen Nacionalsocialista y la Iglesia Católica

Este sintético estudio había sido originalmente previsto para ser incluido en La judaización del cristianismo y la ruina de la civilización, vol. II, cap. 31, pero a fin de no engrosarlo en exceso, decidí publicarlo aparte. Si pasara por alto esta cuestión, dicho libro se libraría de las críticas y del rechazo de no pocos tradicionalistas desinformados y mal formados. Si hubiera procedido así, incurriría en deshonrosa claudicación al ocultar un aspecto importante que investigué exhaustivamente, el cual revela, sobre todo, el oportunismo, las claudicaciones doctrinales que expuse ya, y otros graves hechos en que incurrió el Papado frente a los vencedores de 1945.
Las relaciones entre el Estado Nacionalsocialista y la Iglesia Católica han sido falsamente presentadas por la propaganda de los aliados democrático-comunistas, a la cual adhirió, tras la derrota alemana, la Iglesia local y universal. Esto ha hecho que muchos tradicionalistas sean víctimas involuntarias de la versión impuesta por los enemigos del catolicismo y del nacionalismo. Desde luego, no puedo hacer aquí un estudio detallado de esta materia, sino únicamente trazar sus lineamientos esenciales.
Por supuesto que para entenderla, es menester abordar también las relaciones de la Iglesia con el régimen mussoliniano y su posición ante el fascismo en general.
ÍNDICE

Prólogo..............................................................................................................11

La Iglesia y la Italia Fascista...................................................................13

La Iglesia y el Estado Nacionalsocialista..............................................16

Los problemas con la Iglesia ...............................................................25

A. EL HIPERRACISMO RELIGIOSO DE ALFRED ROSENBERG....................... 25
B LAS ASOCIACIONES CATÓLICAS............................................................... 29
C.  LA DESTITUCIÓN DE FUNCIONARIOS CATÓLICOS................................ 32
D.  LA PRENSA CATÓLICA......................................................................... 32
E.  LAS LEYES DE ESTERILIZACIÓN Y EUTANASIA.................................. 33

4.     Apoyo de la Iglesia a los aspectos principales del Régimen Nacionalsocialista.........34
A. EL ANTIJUDAÍSMO.............................................................................. 35
B LA DOCTRINA RACIAL.......................................................................... 36
C. LA LUCHA CONTRA EL BOLCHEVIQUISMO......................................... 40
D. LA POLÍTICA EXTERIOR......................................................................... 42
E.  LA NACIÓN EN GUERRA......................................................................... 44
F.  ADOLF HITLER......................................................................................... 48

CONCLUSIÓN............................................................................................. 51

5.  La actitud del Vaticano..........52
PÍO XI.................................................................................................. 52
PÍO XII................................................................................................... 53

PRÓLOGO

Este sintético estudio había sido originalmente previsto para ser incluido en La judaización del cristianismo y la ruina de la civilización, vol. II, cap. 31 (1), pero a fin de no engrosarlo en exceso, decidí publicarlo aparte. Si pasara por alto esta cuestión, dicho libro se libraría de las críticas y del rechazo de no pocos tradicionalistas desinformados y mal formados. Si hubiera procedido así, incurriría en deshonrosa claudicación al ocultar un aspecto importante que investigué exhaustivamente, el cual revela, sobre todo, el oportunismo, las claudicaciones doctrinales que expuse ya (2), y otros graves hechos en que incurrió el Papado frente a los vencedores de 1945.
Las relaciones entre el Estado Nacionalsocialista y la Iglesia Católica han sido falsamente presentadas por la propaganda de los aliados democrático-comunistas, a la cual adhirió, tras la derrota alemana, la Iglesia local y universal. Esto ha hecho que muchos tradicionalistas sean víctimas involuntarias de la versión impuesta por los enemigos del catolicismo y del nacionalismo. Desde luego, no puedo hacer aquí un estudio detallado de esta materia, sino únicamente trazar sus lineamientos esenciales.
Por supuesto que para entenderla, es menester abordar también las relaciones de la Iglesia con el régimen mussoliniano y su posición ante el fascismo en general (3).

Federico Rivanera Carlés

Ciudad de la Trinidad (Buenos Aires), Mayo de 2008.

 1 Instituto de Historia S. S. Pío XII, Buenos Aires, 2008.
2 Rivanera Caries, ob. cit., vol. II, cap. 31.
3 Me refiero al fascismo como fenómeno universal, por tanto, comprendo en tal nombre, aparte del movimiento italiano, al nacionalsocialismo, el nacionalsindicalismo, el nacionalismo (nombre que se le da en varios países), etc.


NUESTRA IDENTIDAD HISPÁNICA Y LA CONJURA INDEPENDENTISTA MARRANA

Gran parte del texto debió aparecer como prólogo del libro de José Luis Jerez Riesco, Voluntad de Imperio. La Falange en Argentina (1), pero no fue posible debido a que el editor está procesado por el terrorismo ideológico democrático, que impide la menor crítica al judaísmo. Si bien algunos hechos históricos están referidos a Argentina, como se trata de una situación que se repitió en toda la América Española, he coincidido con los camaradas mejicanos en la conveniencia de su publicación, ya que mi trabajo inédito La independencia de América: una subversión marrana contra España, por el momento no va a publicarse.

Es un escrito harto breve para un tema tan vasto, pero analiza sus elementos básicos, por un lado, el significado real de la filiación histórica de Hispanoamérica, y por el otro, demuestra por vez primera que la independencia de España fue una conjura de la internacional marrana, cuyo resultado ha sido el sometimiento de nuestros pueblos a la Inglaterra judía, a la que luego sucedió Estados Unidos, que bien debería llamarse Estados Judíos de América.

Federico Rivanera Carlés

Ciudad de la Trinidad (Buenos Aires) (2), 1 de mayo de 2008.

Notas:

 1.  Ediciones Nueva República, Barcelona, 2007.
 2.  Erróneamente suele llamarse Santa María del Buen Aire a esta ciudad, pero es el de la primera fundación. Juan de Garay la bautizó "Ciudad de la Trinidad, puerto de Santa María de Buenos Aires", que por su extensión se abrevió en los documentos oficiales, a partir del gobierno de Felipe II. El nombre nunca se modificó, pero fue deliberadamente abandonado por el marranismo dominante, en razón de que el trinitarismo es el dogma antijudío por excelencia. Esto ha permitido que a sus habitantes se los denomine impropiamente porteños y no trinitarios.

Holocausto 116 millones - S.P. Melgounov

Costo para la República mexicana $100 + envío $60 por correos de México o FedEx express $120
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 6USD envío 6USD 
Europa 5 envío 7 
Sudamérica 6USD envío 8USD
Envíos a todo el mundo.
Peso 180 gr.
Pags 128
Pasta blanda
Ventas al whatsapp (+52) 3322714279 solo da clic aquí para mandar el msj https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279

La Humanidad no ha sufrido mayor holocausto que el causado por el marxismo en Rusia, China, el Tibet, Norcorea, Vietnam, Cuba, El Salvador, Nicaragua, Argelia, España, El Congo, Sierra Leona, por sólo citar los más conocidos.
El demógrafo ruso Kouganov calculó que, hasta 1986, el comunismo había causado la muerte de 66 millones de personas, tan sólo en la URSS. Una estimación ligeramente menor fue confesada oficialmente después de la perestroika y el glasnodt.
Los más conservadores datos sobre el número de muertos causados por el marxismo en el mundo, hablan de 116 millones. ¿Y qué dicen de todo esto los medios mundiales de información? Sencillamente nada. Ni películas, ni telenovelas, ni libros, ni museos, ni conmemoraciones.
La Editorial tiene el alto Honor de presentar en su catálogo a este valeroso activista ruso: S.P. Melgunov, luchó como contrarevolucionario desde 1917, manejó una imprenta que en tres años publicó más de 500 obras revisionistas. Encarcelado y torturado. No se lo ejecutó gracias al reconocimiento que gozaba entre la población rusa. Fue exiliado y se marchó a occidente donde continuó con su labor antimarxista denunciando los horrores del GULAG (Dirección General de Campos de Concentración).
Libro crudo y descarnado, cargado con documentación ocular y testimonial inédita y muy difícil de obtener en la actualidad sobre las matanzas perpetradas y ejecutadas con un salvajismo sin paralelo por la policía política más sanguinaria de la historia de la humanidad: la TCHEKA, luego renombrada como NKVD, en la sovietización de 11 naciones asiáticas de mayoría musulmana, a las que luego se sumarian los estados bálticos de Estonia, Letonia y Lituania, y más tarde media Polonia a principios de la Segunda Guerra Mundial, y media Europa después de finalizada.
Es tal el grado de desconocimiento en occidente sobre esta masacre, sus móviles políticos y sus autores, que hoy ni siquiera son objeto de estudio en colegios y universidades. Sin embargo la verdad está comenzando a emerger, la película polaca Katyn es una prueba palpable de que los pueblos están comenzando a comprender la necesidad de restablecer la verdad histórica. En Nüremberg se juzgó y condenó a los alemanes por esa matanza, ahora sabemos que la URSS tiene la responsabilidad por ese crimen.
Falta mucho por hacer para descubrir el manto del engaño terrible que ha sufrido occidente. Aún no es tarde, pero debemos actuar rápidamente, pues quien ha vivido demasiado tiempo cerrando los ojos a la verdad, se vuelve débil para soportar la mirada del engaño.

El canalla (la verdadera historia del Che) Nicolás M.

Costo para la República mexicana $300 envío incluido
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 26 dólares

Europa 26 euros
Sudamérica 31 dólares
Envíos incluidos
Envíos a todo el mundo.

Peso 390 gr.
Pags 265

Ernesto Guevara de la Serna predicó y practicó el odio como factor de lucha. Despreciativo de las distintas razas y culturas, escribió
“Los negros, los mismos magníficos ejemplares de la raza africana que han mantenido su pureza racial gracias al poco apego que le tienen al baño". Sobre los indios anotará "en este tipo de trenes hay una tercera clase destinada a los indios de la región... es mucho más agradable el olor a excremento de vaca que el de su similar humano... la grey hedionda y piojosa... nos lanzaba un tufo potente pero calentito".”
A los aborígenes mexicanos los definió como "la indiada analfabeta de México". Sobre el campesinado boliviano subrayó "son como animalitos". Ni su mujer, Hilda Gadea, se salvó de sus humillaciones "Hilda Gadea me declaró su amor en forma epistolar y en forma práctica. Yo estaba con bastante asma, si no tal vez la hubiese cogido... lástima que sea tan fea".
La homosexualidad será por el Che castigada en los campos de concentración que él dirigía en Cuba y definió al homosexual como un "pervertido sexual". Por su condición de asesino serial se autodefinió como "una máquina de matar"; por su fanatismo enfermizo sostenía que la moderación es una de "las cualidades más execrables que puede tener un individuo"; se consideraba a sí mismo como "todo lo contrario a un cristo" y confesó sentir un profuso "odio a la civilización" a la vez que enseñó que "la más fuerte y positiva de las manifestaciones pacíficas, es un tiro bien dado a quien se le debe dar".
El Che contribuyó a instalar en Cuba el más prolongado y brutal totalitarismo de la historia moderna en América e intentó llevar adelante golpes de estado en el África y conspiró también contra presidentes democráticos de la Argentina y Bolivia.
Sus apologistas lo veneran alegando que "murió por un ideal", cuando lo trascendente en Guevara es que haya fusilado a mansalva por imponer sus inhumanos dogmas comunistas. Lo esencial en Guevara no es como murió sino como vivió.
Este libro, es la única biografía que destruye la historieta del Che Guevara "filantrópico y justiciero" para dar paso al Che Guevara real.
Desenmascarado el mito, ha muerto el "santo laico"' y ha nacido el canalla.
Fuente http://es.metapedia.org/wiki/El_canalla,_la_verdadera_historia_del_Che
Desde muy jove, Ernesto Guevara de la Serna forjó un temperamento duro, cruel, temerario y acarreó una extraña propensión al suicidio (endencia que de alguna manera materializó). Predicó y practicó el odio como factor de lucha (sin tener muy en claro contra qué ni contra quién luchaba).

En sus escritos y alocuciones se advierte un notable desprecio por los negros, los indios, los bolivianos, los homosexuales ( aquines confinó en campos de trabajo forzados), los cubanos, sus propias esposas (se casó dos veces) y hasta por los guerrilleros de su propia tropa, a quienes no vacilaba en fusilar ante la menor desavenencia. Combinaba su desprecio por la vida (propia y ajena) con un humor sarcástico y elegante heredado por su educación aristocrática.

Lector voraz, ajedrecista intuitivo, provocador contumaz, comunista tardío y fusilador sistemático (los muertos en su haber se cuentan en centenas) son algunos de los tantísimos rasgos de este popular y a la vez desconocido personaje.
Por su multifacético rol contó con varios apodos: "El Chancho" (dada su enemistad con la higiene personal); "El Carnicero de la Cabaña" (en honor al campo de exterminio en "La Cabaña" que él comandó); "El Canalla" (tal como se acostumbra a llamar a los hinchas del club de fútbol "Rosario Central", al que él adhería); y "Che Guevara" (tal como mundialmente se lo conoce).

Promocionado como un inmaculado prócer en la Cuba castrista, el Che contribuyó a instalar en la isla el más prolongado y brutal totalitarismo de la historia contemporánea de las Américas, intentando además llevar adelante infructuosos golpes de estado en el África y Latinoamérica, incluso conspirando contra presidentes democráticos de la Argentina y de Bolivia.

Muchos de sus acólitos lo veneran alegando que "el Che murió por un ideal". Argumento efectista aunque falaz, puesto que lo trascendente en Guevara no es que "haya muerto por sus ideas" sino que haya fusilado a mansalva por imponerlas. No murió "en defensa de la paz", ni de "la libertad", sino atentando contra estos valores. Lo esencial en Guevara no es cómo murió, sino cuánto mató (y ordenó matar) cuando vivió y con qué objetivos póstumos llevó adelante tamaña masacre.

Pero ocurre que existe una curiosa tendencia a juzgar los ídolos de izquiera en función de sus objetivos (supestamente nobles) y no por sus resultados (comprobadamente desastrosos), que en definitiva son lo único importante.

El presente libro es la biografía que destruye la historieta del Che Guevara "filantrópico y justiciero" para dar paso al Che Guevara real.Con este documentado trabajo, ha muerto el "anto laico" y ha nacido el Canalla.

Derrota Mundial / Salvador Borrego Primera edición

PRIMERA EDICIÓN
DERROTA MUNDIAL
SALVADOR BORREGO 

Se pone a la venta un ejemplar de la primera edición del libro Derrota Mundial
El libro oscila entre los 220 y los 360 dolares US y se ha llegado a vender en cantidades más altas.
Si te interesa el libro contactanos escuchamos tu oferta. 

PRIMERA EDICIÓN Y LA MAS RECIENTE EDICIÓN N° 56 

Ahora ya nos puedes encontrar en eBay, si el libro que buscas no lo encuentras, favor de mandarnos un mensaje por cual quiera de nuestros medios para enviarle el link y realice la compra.

Los precios en eBay incrementan debido a las comisiones y cargos que se aplica por vender en eBay.

Aquí te dejamos el link de nuestra tienda en en eBay.

http://www.ebay.com/usr/vigenteladerrotamundial-3?_trksid=p2047675.l2559