La historia ocultada (los conversos y la independencia de hispanoamérica) - Federico Rivanera Carles

Costo para la República mexicana $370 + envío $60 por correos de México o Fedex express $140 (costo de 2 a 5 kilos)
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 21USD envío 29USD (costo de envio es de hasta 2 kilos, aprovéchalo agregando mas libros)
Europa 18 envío 45€ (costo de envio es de hasta 2 kilos, aprovéchalo agregando mas libros)
Sudamérica 21USD envío 51USD (costo de envio es de hasta 2 kilos, aprovéchalo agregando mas libros)
Envíos a todo el mundo.
Peso 1080 gr.
Pags 748
Pasta blanda
Ventas al whatsapp (+52) 3322714279 solo da clic aqui para mandar el msj https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279

Ultimo trabajo del escritor y revisionista Federico Rivanera Carles. Con mas de 6 años de investigación, este libro cuenta con documentación invaluable. Que a fuerza de verdades irrefutables desenmascara falsedades y mitos de la mal llamada independencia americana.







Las razas humanas - Dr. Claude Nancy

Costo para la República mexicana $350 + envío $60 por correos de México o Fedex express $140 (costo de 2 a 5 kilos)
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 21USD envío 29USD (costo de envio es de hasta 2 kilos, aprovéchalo agregando mas libros)
Europa 18 envío 45 (costo de envio es de hasta 2 kilos, aprovéchalo agregando mas libros)
Sudamérica 21USD envío 51USD (costo de envio es de hasta 2 kilos, aprovéchalo agregando mas libros)
Envíos a todo el mundo.
Peso 1060 gr.
Pags 676
Pasta blanda
Ventas al whatsapp (+52) 3322714279 solo da clic aqui para mandar el msj https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279

El doctor Claude Nancy, escritor belga, es autor de varios libros esenciales para la comprensión tanto de las épocas moderna y actual, como de los conceptos genéticos del hombre. En su obra “Hacia un materialismo biológico o la caída del materialismo histórico”, aborda un tema “secreto" para el mundo actual; nada referente al tema de la igualdad o desigualdad en la condición humana, escapa al implacable filtro democrático de lo políticamente correcto y de obligada aceptación, del "Pensamiento Único", de la absoluta "igualdad de todos", no porque así lo diga la realidad, sino, por principio demo-progresista.

Hacia un materialismo biológico estaba incompleto, no basta comprender los medios genéticos, su importancia, el funcionamiento de la base humana, los sentimientos, instintos y las inclinaciones de esencia "material", la socio-biología y la eugenesia... Es preciso tener el valor de continuar con el estudio profundo del hombre, las razas humanas, sus orígenes, sus diferencias, evolución e importancia histórica... Temas que hacen erizar los pelos de quienes se autoproclaman demócratas pero que odian la palabra Raza. 

El doctor Claude Nancy, con voluntad de acero y sin descanso, ha decidido afrontar este nuevo libro para dejarnos una visión actual del tema: ”Las razas humanas: orígenes, sus diferencias, sus migraciones, sus mezclas...". 

Sí, el mundo moderno oculta con hipocresía y represión la realidad, impone utopías y esconde, niega, cierra, condena y prohíbe todo razonamiento o pensamiento contrario a su utopía igualitaria; desechando y olvidando que: “La etología y la medicina moderna nos han enseñado que el temperamento, la mayoría de los rasgos de caracteres, las pulsiones del instinto, así como el comportamiento general y la concepción de la vida, es decir, el entendimiento, la mentalidad y la manera de solucionar los mismos problemas son hereditarios, de la misma manera que el grado de inteligencia (expresada por el coeficiente intelectual) y el conjunto de características físicas y fisiológicas", y considera que algo de tanta importancia es ”inexistente" es "la realidad oculta", pero gracias a personas valientes, que se arriesgan a la desaprobación e incluso rayan la ilegalidad, en algunos países europeos, nos entregan un estudio científico pero a la vez social y fácilmente digerible de este espinoso tema. 






Leyes de la cosmovision Nacionalsocialista - Carlos Videla

Costo para la República mexicana $190 + envío $60 por correos de México o Fedex express $110
Costo para EUA, Canadá, Centroamérica y caribe 11USD envío 9USD 
Europa 10 envío 11 
Sudamérica 11USD envío 13USD
Envíos a todo el mundo.
Peso 430 gr.
Pags 449
Pasta blanda
Ventas al whatsapp (+52) 3322714279 solo da clic aqui para mandar el msj https://api.whatsapp.com/send?phone=5213322714279

PRÓLOGO EDICIÓN COLOMBIANA
Ramón Bau


Este texto necesita, no solo merece, un largo comentario debido a su importancia y para encuadrar varios temas que vamos a ir exponiendo.


El principal punto a tener en cuenta es que es un texto esencial, pero a la vez capaz de provocar problemas y confusiones, cuando no rechazo, entre los propios Nacionalsocialistas, y mucho más entre la gente normal, de forma que sin una explicación adjunta puede ser mal comprendida su vital importancia.


Esa vital importancia se deba que es una forma de exponer la Cosmovisión NS que casi nunca se plantea hoy en día, hablo entre nuestros propios medios. Y eso pasa por varios motivos:


Problemas de legalidad, dado que el planteamiento biologista ronda cerca de temas tabú en la ley inquisitorial democrática.


Choque con la mentalidad de la gente, que hace que este tipo de planteamientos sean mal comprendidos y provoquen un rechazo instintivo, no racional, entre la gente, de forma que se prefiere no profundizar en ello.


Una mala comprensión extremista de estos temas lleva a posiciones de supremacismo y xenofobia totalmente erróneos, en personas que ‘leen por encima’ sin analizar las cosas a fondo.


Los intentos de algunos medios de ex camaradas que tratan de suavizar las posiciones, o sea de adaptarlas a la mentalidad actual, cosa que es un grave error pero que se utilizan mucho en textos que deben ser leídos, y comprendidos, por personas no introducidas en el nacionalsocialismo.


Por tanto al plantearse la Cosmovisión Nacionalsocialista, basada en Valores, suele ser más normal hablar de temas, tan esenciales por otra parte, como Comunidad popular, Socialismo, amor a la Naturaleza, Arte y Cultura, etc.… y recurrir al tema ‘Identidad’ para tratar el tema biológico racial. Y a menudo estos temas no se saben unir entre sí, pues no son algo ‘separado’, sino que todos ellos nacen de una misma Cosmovisión esencial.


Así pues hemos de lograr entender todos estos Valores como integrados, unidos, al biologismo científico, sin que uno sea independiente de los demás, sino todos ellos formando un conjunto total. 


Y quizás el principal problema de este texto sea que el lector sepa comprender esa integración de los temas biologistas con el resto de Valores esenciales del NS, y no quedarse solo con una visión biologista que se confunda con un materialismo biológico, un mero naturalismo puramente científico, similar al del resto de seres vivos, sin relación con los otros Valores específicamente humanos indicados antes.


LA COSMOVISIÓN DEL MUNDO


Si el Nacionalsocialismo sigue siendo ‘el mal’ y ‘el enemigo’ absoluto, no es por lo que pasara hace 70 años y menos por la poca peligrosidad de los grupos neo nazis actuales, sino por su Cosmovisión, por ser la única cosmovisión absolutamente antagonista al Sistema, que no ha pactado con los principios del Sistema, como si han hecho las Iglesias y el marxismo, incluido los comunistas.


El nacionalsocialismo tuvo una forma de entender la vida y el mundo profunda y clara. Es lo que se llamó Weltanschauung, cosmovisión o visión de mundo. Y como bien dice el texto:


“Y si bien la Cosmovisión nacionalsocialista nació al alero de un movimiento político, esta puede estudiarse paralelamente y revelar un carácter bastante apolítico, incluso universal”.
Así es, no se trata de un mensaje político, sino de una forma de ver el mundo que debería ser aplicable para todos los pueblos, razas, tiempos y entornos, porque se basa en el sentido natural de la vida.


Estas leyes de la vida son las que se imbrican con los Valores, formando un todo. Una de las virtudes de este texto es distinguir esos Valores y visión del mundo de la aplicación concreta en el III Reich. Por ejemplo, como bien dice: “El nacionalsocialismo tampoco muestra una teoría económica definida, sino que como indican los textos oficiales, la labor económica se supeditó a los objetivos esenciales”. Esto muestra la diferencia, por ejemplo, con esa idea española de que el nacional-sindicalismo es algo importante: no lo es, una forma de economía jamás puede ser la base de una cosmovisión del mundo que no sea marxista o capitalista, donde lo económico es el centro de su mundo, ignorando la realidad vital del hombre.


Lo económico es en el Nacionalsocialismo una herramienta al servicio de la Comunidad, de su desarrollo y progreso, vital, no un tema dogmático en sus formas.


Tampoco podemos considerar el totalitarismo, como algo esencial en el NS, sino como una forma adecuada a los años 30’s en Alemania. Ya dice el texto “Si bien el nacionalsocialismo adquirió una estructura de este tipo totalitario, ésta no fue pensada como esencial para su funcionamiento futuro”. 


Y muy adecuadamente también indica que no hay que confundir la esencia biológica o vital con ‘purezas raciales’. Hitler en realidad nunca se ocupó mucho de estos temas de antropología racial.


UNA COSMOVISIÓN BIOLOGISTA, 
PERO NO MERAMENTE MATERIALISTA.


Entender que significa una Cosmovisión biologista que no implique un mero materialismo biológico similar al usado en la cría de ganado, es la base para comprender la elevación ética del NS frente a esa idea de una mera ‘animalidad humana’ en el tema racial.


En este texto se expone perfectamente la visión biologista, y se indica que no es meramente una cría de hombres, pero sin duda, dada la sensibilidad actual del lector, habría que incidir más en este tema, en comprender que las Leyes de la Vida están unidas al desarrollo de las facultades elevadas del hombre, cultura, arte, sentimientos, ayuda al necesitado, compasión ante el dolor ajeno, lucha contra la miseria, respeto a los animales y la Naturaleza, valores del Honor o la Honradez, etc...


Así cuando dice muy acertadamente: “Para el nacionalsocialismo una aproximación real a la naturaleza significó reconocer a las implacables leyes de la vida como leyes que afectan al hombre de la misma forma que a los demás organismos de la tierra”, se debe entender que las leyes de la vida afectan al hombre como a todo lo natural, pero también a aquellas facultades del hombre que no tienen los animales o los demás organismos de la Naturaleza. No somos distintos a los animales en una parte pero si en otras facultades, y las leyes de la vida deben aplicarse también sobre las facultades específicamente humanas, como las que hemos indicado en el párrafo anterior.


“La Cosmovisión pretendió incrementar el valor de las características biológicas de tipo heredable para lograr mejoría evolutiva sostenida en el tiempo y a nivel comunitario”, o sea pretendía mejorar todo lo humano, porque biología y el ser humano están íntimamente unidos, no unidireccionalmente unidos, por tanto el ser humano no se basa solo en su herencia sino también en cómo es educado y como le afecta el entorno comunitario. Por eso las Leyes de la Vida deben imbricarse en una faceta biológica pero también sociológica. 


El error actual es ignorar la faceta biológica totalmente, negarla, atacarla, degradarla. Y quizás el error de algunos medios NS era considerar solo la faceta biológica, que no es todo en el hombre, ser capaz de una influencia educativa, cultural y comunitaria.


Lo que pasa es que como el sistema actual oculta, niega y jamás habla de la influencia biológica, resulta que este texto es esencial para comprender ese aspecto vital de nuestra Cosmovisión. Este texto aclara que no nos basamos en filosofías alejadas de la realidad natural, en utopías, en suposiciones mágicas ni místicas o en abstracciones, sino en una base real y natural.


Un ejemplo claro de algo contrario a nuestra Cosmología es esa idea de dividir el hombre en algo puramente material, el cuerpo’, y algo independiente, espiritual, como si fueran ‘dos’ sistemas autónomos. Ambos medios están relacionados. Ni los sentidos superiores del hombre son unidireccionalmente dirigidos por la biología, ni son elementos no influidos por ella. 


Pero eso no implica que despreciemos los sentimientos religiosos sino que no se deben enfrentar con la Naturaleza y sus realidades sino complementarlas sin contradecirlas. Hay sin duda aspectos religiosos que se extrapolan actualmente a utopías o aspectos anti naturales, pero eso no tiene porque ser así, y es un grave error plantear el nacionalsocialismo como una ‘religión’ (Hitler nos advierte contra ello de forma clarísima y rotunda), pero una religiosidad ‘positiva’ forma parte de nuestra cosmovisión del mundo.


En el libro “De Moisés a Lenin” de Dietrich Eckart, editado en vida de Hitler, y que refleja conversaciones con Hitler que éste validó como auténticas, podemos ver esa posición en nada contraria a las religiones, siempre que no se inmiscuyeran contra nuestras ideas y menos en política.


Nos habla el texto que comento, con mucha razón, de “la creencia en un Dios inmanente, Dios de la naturaleza y creador de sus leyes, que se reflejó en la llamada “Creencia en la Divinidad” (Gottgläubig), una fe naturalista, sin divinidades ni dogmas, que consideraba al mundo y sus leyes como parte de un orden divino”.


Pero esta forma religiosa no estaba reñida con el ‘cristianismo positivo’, punto del propio Programa del NSDAP, que consideraba al cristianismo de una forma bien distinta a la actual. Hubo una cierta simbiosis entre ambas posiciones, una Divinidad anónima, que había creado las leyes naturales, junto a un Cristo que representaba esa misma tendencia.
En el texto se plantean muy acertadamente tres grandes leyes biológicas de la vida natural, que forman parte de nuestra Cosmovisión del mundo:


La “ley de lucha” (Kampfgesetz), principio motivador de toda la existencia y esencia de todos los seres. La “ley de selección” (Gesetz der Auslese). Y la “ley de herencia” (Gesetz des Vererbung), “leyes que permitirían el desarrollo fisiológico requerido para el incremento de valor en la naturaleza”. 


Muy acertada es la frase: “Los enemigos de la Cosmovisión nacionalsocialista fueron identificados desde un inicio por Hitler como todos aquellos grupos y organizaciones que atentaban en contra de las leyes de la vida. En ese grupo se incluyeron a todas las ideologías metafísicas, materialistas, humanistas y racionalistas que ponían al hombre por sobre las leyes naturales”.


El hombre no se puede escapar de las leyes de la vida, solo que en el hombre las leyes de la vida no son solo biológicas sino que tienen también una faceta cultural-artística (o sea sensible). Y si bien la base biológica tiene una fuerza fundamental en lo cultural, no es la única fuerza que actúa en las formas culturales y artísticas (como lo son también el entorno social y la educación).


FUENTES Y ORIGEN DE LA COSMOVISIÓN 


Este es otro de los temas a comentar con profundidad. El Nacionalsocialismo no nace de la nada, tiene raíces en el romanticismo y en pensadores previos desde Schopenhauer (del que Hitler llevaba sus obras en el macuto de soldado en la I Guerra Mundial) a Gobineau, Sombart, Chamberlain, Spengler, Nietzsche y sin duda, al menos en Hitler, la influencia enorme de Wagner.


Pero todos ellos son solo una base. Por otro lado está sin duda una larga etapa de gestación en la concreción cosmológica a partir de una variedad de textos, no siempre coincidentes en todo.


Sin duda ya desde el principio la base biológica fue esencial, las leyes de la vida estaban presentes, como bien dice el texto, en el “Mi Lucha”, en especial en el capítulo “Pueblo y Raza” (Volk und Rasse). Y por ello debemos considerarlas como esenciales, y no dejarlas de lado actualmente por motivos tácticos o por cobardía. También hay otros muchos capítulos sobre otros temas culturales, socialistas, comunitarios, etc...


Pero en cambio hay que ser mucho más prudente en su concreción, hay una variedad de textos y de orientaciones, que van de más a menos ‘extremistas’ en sus propuestas o definiciones.


Realmente durante toda la etapa de la lucha por el poder, y durante los primeros años de gobierno el tema racial o biológico era claro pero subordinado a los temas comunitarios. 


Los estudios más profundos y dedicados ya al tema biológico se realizaron más tarde, y principalmente, como refleja muy bien este texto, en el ámbito de las SS.


Hay que decir claramente que Hitler, si bien tenía muy claras las leyes de la vida, siempre dio la mayor importancia personal al tema artístico y comunitario, que consideraba el objetivo a conseguir por esa base biológica sana.


Sin duda uno de los mayores méritos de este libro es la recopilación de textos del entorno SS sobre las leyes de la vida. No solo los textos de la “Oficina de la Herencia de los Antepasados” (Ahnenerbe), sino una enorme producción educativa y doctrinal sobre el tema racial y biológico, como por ejemplo algunas de las que indica y se citan en este libro: 


“Las “Notas para la Educación de la Cosmovisión SS” (SS Handblätter für den Weltanschaulichen Unterricht), una colección de 25 volúmenes editados por la “Oficina Central SS” para explicar la Cosmovisión a los líderes del Movimiento, la “Academia de Medicina de las SS” (Arztliche Akademie SS) de Graz, el “Instituto de Investigaciones Extranjeras” (Deutsche Ausland Wissenschaftlichen Institute) de la Universidad de Berna, la “Oficina para la Seguridad Intelectual” (Leipzig Schrittumstelle) y la “Oficina para la Cultura Alemana y el Dominio Vital” (Deutsches Lebengebiet”, la “Escuela de Estudios Superiores del NSDAP” (Hohe Schule der NSDAP), la “Oficina Nacional de Educación del Partido Nacionalsocialista” (Reichschulungsamtes der NSDAP), dirigido por el líder de Educación del NSDAP (Reichschulungsleiter) Otto Gohdes.


Y muy significativo es que en 1944 “se publicó un listado oficial con los textos ideológicos más importantes en diversas materias. “Setecientos libros para la biblioteca nacionalsocialista” (Siebenhundert Bücher für nationalsozialistische Buchereien)”.


Ahora bien, habría que considerar que las SS no tuvieron hasta casi 1936 una importancia excesiva dentro del mundo Nacionalsocialista. Durante toda la etapa de la lucha por el poder eran solo unos pocos miles, pues en 1929, con el mandato de Himmler, las SS eran solo 1.000 y en 1931 eran 14.964 hombres, para al llegar al poder en 1933 ser solo unos 100.000.


La mayoría de los textos posteriores de las SS no recibieron casi ningún interés por parte de Hitler, quien ni siquiera visitó nunca, creo, el famoso castillo donde Himmler estableció la central de la SS.


Por otro lado el propio libro reconoce que: “Hitler le reprochó a Rosenberg las intrincadas teorías de su libro “El Mito del Siglo XX” y nunca permitió incluirlo en la bibliografía oficial del Partido”, y tampoco tuvo interés especial en las teorías raciales de Himmler (dicho sea de paso no sabemos que habría dicho Hitler de Himmler al final de su vida cuando lo destituyó de las SS y lo hubiera hecho fusilar, sustituyéndolo en las SS por Hanke).


Tenemos pues una clara idea de que las Leyes de la Vida son esenciales y fueron siempre apoyadas por todo el movimiento Nacionalsocialista, incluido totalmente Hitler, pero sus concreciones y alcances fueron muy debatidos. La mayoría de estudios se hicieron durante la guerra, y no estaba Hitler ni el partido para discutir en detalle estos temas. Seguramente solo tras una victoria en la guerra hubiera sido posible saber cómo se habría desarrollado este tema. La importancia de las SS durante la guerra es evidente, pero la importancia dentro del movimiento Nacionalsocialista del Frente del Trabajo, ‘A la fuerza por la Alegría’ y las organizaciones de Comunidad fueron sin duda mucho más importantes que la SS antes de la guerra. Hitler se sintió siempre más cercano a los artistas, escultores, músicos, al Bayreuth wagneriano, que a la SS, antes de la guerra. Y en cambio sin duda fueron las SS las que llevaron más a fondo los estudios ideológicos y cosmológicos.


También hay que tener cierto cuidado con las llamadas “Conversaciones de sobremesa”, que fueron tomadas por Bormann. Dado que Hitler nunca las validó y que Bormann tenía ideas muy particulares en algunos temas, como el religioso, por las que ya tuvo serios problemas con Hitler, y dado que estos documentos estuvieron mucho tiempo en manos de los aliados antes de ser editados, no podemos descartar falsificaciones de estos últimos, o una selección interesada por parte de Bormann.


Una vez establecido el entorno de las leyes de la vida respecto al ser humano, el texto se introduce magníficamente en cada uno de sus aspectos, con textos y datos del mayor interés y muy poco difundidos normalmente.


LA LEY DE LA LUCHA


Es absolutamente básica esta ‘Ley’ o norma de nuestra Cosmovisión: “El mundo como conflicto y la lucha como ley eterna fueron parte de la Cosmovisión nacionalsocialista desde sus mismos orígenes”.


La vida es una continua lucha por la existencia, no se logran las cosas solo pidiéndolas o exigiendo derechos sino cumpliendo deberes y trabajando para lograr los objetivos, combatiendo a los que quieren oprimirnos o robarnos.


Uno de los graves crímenes del mundo actual es haber difundido la idea de que se tiene ‘derecho’ a todo sin hacer nada.


El texto es muy correcto al indicar: “La ley de la vida como lucha no fue pensada por el nacionalsocialismo como una reivindicación de la violencia y la agresión o como un sentimiento de constante hostilidad y agresividad”. “Ni tampoco la vida como lucha fue para el nazismo sinónimo de guerra”. Pero menos se consideraba la vida como un regalo gratuito que pude vivirse sin esfuerzo.


Por tanto para el nacionalsocialismo “un hombre consciente de la vida como lucha debía promover el incremento de la voluntad, la resistencia y la abnegación a la hora de realizar labores”


Esta es la Ley de la Lucha, tratar de lograr una Comunidad más adaptada a resistir los esfuerzos y con mayor voluntad para lograr los objetivos elevados del hombre. Frente al hombre actual, que se deprime y necesita drogas o medicamentos para superar el menor contratiempo.


La lucha no es un mero combate sin normas éticas, como pasa en las especies animales, así dice el texto: “en la Cosmovisión nazi la ética de lucha humana había trazado ciertos límites que la diferenciaba de la instintividad animal”.


“En cambio en el ser humano hay una bien desarrollada ética de lucha, por ejemplo al no atacar a los desvalidos o al desarrollar un justo orden social”.


Así en el Nacionalsocialismo se unen el respeto a la Ley de la Vida, a la realidad natural de la lucha por la existencia, junto al respeto a los Valores superiores del hombre, que salen precisamente de nuestro sentido natural ético y biológico. Es nuestra propia inclinación natural racial la que nos hace luchar, y nos hace luchar por la justicia y no para la opresión.
Ni el pacifismo que nos entrega a los que oprimen, ni la violencia injusta sobre los demás.


LEY DE LA SELECCIÓN Y LA FERTILIDAD


Esta es otra de las leyes naturales poco comprendida y muy mal interpretada normalmente. Los atontados democráticos acusan al NS de querer ‘criar hombres como se hace con los animales’, cosa que no solo es falsa si no que es una estupidez. 


Lo que sí es necesario es asegurarse de que los miembros de la Comunidad sanos y más dotados tengan facilidad para tener hijos, y que los problemas económicos no impidan a las familias el tenerlos.


Hoy para tener un permiso de conducir hay que hacerse un examen médico, pero para tener hijos puedes tener enfermedades genéticas graves que las traspasas a los hijos.


Como dice el texto: “Para Hitler y el nacionalsocialismo la ley de selección llevaba implícito el progreso cultural a través de la mejoría evolutiva y el consiguiente surgimiento de personalidades de inventiva superior”.


Este proceso de selección de las cualidades más adecuadas a la vida, los más entregados, artistas, trabajadores, honrados, etc. tiene dos facetas o formas de lograrse:


La primera es directamente biológica, evitar la reproducción de personas con taras genéticas graves. Y fomentar las familias numerosas en la población, no solo mediante ayudas sino a través de la educación y concienciación comunitaria, que debe admirar a la familia numerosa, frente a la situación actual donde se fomenta el egoísmo individualista.


En nuestra Cosmovisión del mundo el matrimonio no solo exige amor, atracción sexual y entrega mutua sino una conciencia de ser un instrumento de continuidad de la Comunidad, no un mero egoísmo personal.


La segunda forma es comunitaria y social: Los criterios de selección social, de progreso y de reconocimiento, de éxito, deben estar dirigidos a los portadores de Valores y no a los detentores de dinero o de cualidades usurarias y degradantes. “El objetivo final del nazismo fue preservar los criterios de selección que aseguraban un devenir siempre creativo”.


Como muy bien se expone en el capítulo de “Contra selección”, hoy el sistema actual también realiza un proceso de ‘selección’, o mejor de ‘Contra selección’, o selección de los peores.


Hoy el entorno social y educativo fomenta el éxito de los más ambiciosos en dinero, de los tramposos y los explotadores, de los más decadentes en costumbres y con menos reparos en explotar a los demás. Los ‘pseudo-artistas’ premiados son los más corruptos y con obras más degeneradas, los cantantes drogados o las actrices pseudo-prostitutas son presentados como héroes y ejemplos, mientras que el trabajador honrado o el campesino es despreciado e ignorado.


La clase dominante actual es el detritus biológico del mundo. “Para el nacionalsocialismo la contra-selección había creado una humanidad débil, carente de voluntad y creativa sólo en métodos de adormecimiento cultural”.


PRINCIPIO DEL ‘CONDUCTOR’ (O DIRIGENTE)


Este tema es uno de los que vale la pena conocer, pues hoy se ignora totalmente, e incluso se mal interpreta la idea de jerarquía y mando que promocionaba el Nacionalsocialismo.


“El principio del conductor ejecutaba la selección a través de la entrega de grandes responsabilidades a jefes y dirigentes, las cuales se debían resolver utilizando la inventiva de forma autónoma e independiente. Para eso los conductores (Führers) eran dotados de plenos poderes y por ello de plena responsabilidad para realizar tareas de la forma más independiente y poco burocrática posible”


Así el propio Hitler no dudaba en considerar este sistema como uno de los mejores para la selección del futuro:


“Créanme ustedes, la crisis actual de las democracias sólo se supera con verdaderos líderes. Esto estriba en buscar en el pueblo, con un proceso de selección a los mejores para que ocupen puestos claves”. [Hitler. Discurso a los Kreisleiter en Vogelsang, 1937].


LA ESCASEZ DE NACIMIENTOS


“Para el nazismo uno de los síntomas más característicos de las ideologías contraselectivas y contrarias a las leyes de vida era la escasez de nacimientos”.


“La escasez de nacimientos representaba a ojos del nacionalsocialismo una claudicación en la lucha por la existencia, una de las causales de la muerte de los pueblos”.


Esta es una idea que hoy es aun más clara y definitiva para considerar el actual sistema decadente y corrupto, contrario a las leyes de la vida. Que la sociedad actual desmotive los nacimientos, y fomente en cambio la inmigración extra biológica europea es suficiente motivo para considerar el Sistema como repulsivo y contrario a toda lógica natural y vital, movido por poderes antieuropeos y capitalistas.


Sin duda hay una parte de culpa en las condiciones económica actuales: trabajo incierto, lo que lleva a matrimonios que se celebran a los 30 años y más, ideales hedonistas, dificultad en tener un piso adecuado en tamaño, etc… 


Y es en este sentido que este problema no es solo ‘biológico’ sino que exige una conducta comunitaria, política y educativa.


La economía de estar al servicio de estas leyes naturales, de lograr una Comunidad sana y elevada, no al servicio del beneficio de los detentores del dinero.


“Dentro de la lógica nazi la economía servía sólo como un administrador de la riqueza natural y el valor humano”. “La política económica del nacionalsocialismo no tuvo dogmas. Sus objetivos se supeditaban al éxito en la lucha por la existencia”.


LA LEY DE LA HERENCIA


Una vez más este libro nos permite comprender que los objetivos éticos y comunitarios elevados están relacionados también con las leyes de la vida, con tratar de no olvidarlas en base a meras utopías o idealismos más o menos teóricos.


Hoy en día, esto no era aun posible en 1939, se pueden detectar enfermedades genéticas serias con análisis del ADN, hoy es posible incluso solucionar algunas de esas características patológicas. 


No se trata de programar como un robot a nadie, sino de evitar degeneraciones conocidas, de entender que un mínimo de cuidado genético puede evitar enormes daños comunitarios. Sin extremismos, sin imposiciones absurdas o en temas menores, pero con la clara idea de que la realidad natural existe y no es posible ignorarla sin graves problemas en la sociedad.
Así dice muy acertadamente el libro: “Pero si bien la Cosmovisión tomó ideas de los principales avances científicos para delinear su fundamento, en especial los relativos a la genética y la evolución humana, esto muchas veces se confunde erróneamente con una especie de darwinismo social”. No se trata de desear una mejora individual, dirigida a un egoísmo personal, sino de orientar la comunidad a su mejora colectiva, en bien de todos.


Esta Ley de la vida lleva a un tema importante incluso hoy en día: la correcta elección de pareja.


La idea de que el matrimonio es solo un tema personal, es producto del sistema hedonista e individualista actual. En una sociedad comunitaria el matrimonio es algo importante que tiene ADEMAS; una función vital en la comunidad, la continuidad y la herencia.


La educación, la alimentación, como bien se lee en el texto, no se hereda, por ello la elección de la pareja no es solo un tema sentimental sino tener en cuenta sus cualidades éticas y físicas, capacidad para tener hijos y no tener enfermedades genéticas de cierta importancia.


RAZA, BIOLOGÍA Y SER HUMANO

El análisis de las teorías dualistas y monistas es muy importante en este libro.


Una parte de las utopías anti-naturales se basan en la idea dualista: “el cuerpo es una especie de contenedor, una entidad inferior al espíritu o a la racionalidad de la mente”.


De esta idea sale que en muchas personas actualmente predomine la utopía impuesta por el sistema actual de “teorías en donde los principios biológicos y las leyes naturales no tenían importancia”.


Por supuesto la ciencia y la experiencia muestran todo lo contrario, la interdependencia entre la base biológica y las capacidades humanas existe sin duda, no son deterministas pero si intervienen de forma clara, marcando límites y facultades.


Pero el sistema no acepta la realidad, como en el caso de la ‘igualdad’, la utopía se impone a la realidad.


“Es por eso que el nacionalsocialismo se enfrentó con todas las visiones de mundo que buscaban la vitalidad y esencia humana en realidades extra biológicas”, o sería mejor decir “solo en realidades extra-biológicas”, pues evidentemente hay una parte de las facultades personales que se desarrollan más o menos según la educación y el entorno.


Podríamos resumir lo expuesto en estas dos frases que indica el libro: 


“Para Hitler, el espíritu, la razón, era una herramienta de gran valor que permitía la abstracción inventiva siempre y cuando no se perdiera en elevaciones que lo alejaran de las leyes de la vida”. 


“En este sentido el nacionalsocialismo pereció buscar una síntesis a la tensión existente entre esas dos “consciencias”. Por un lado exaltaba al individuo con capacidad creadora, resolución, voluntad, liderazgo y juicio autónomo (Führerprinzip). Pero por otro lado meditaba sobre la poca importancia del individuo frente al todo comunitario y su devenir en los largos periodos evolutivos”.


Pero tampoco el NS estaba en la línea del monismo, o un materialismo absoluto, un hombre predeterminado por su biología:


“El nacionalsocialismo más bien se situó como una alternativa al materialismo y al idealismo, al dualismo y el monismo, un nuevo camino cultural en donde cuerpo y alma, o naturaleza y mente, no se fundamentaban en esencias irreconciliables sino que compartían naturaleza, pero que aún compartiendo esa sustancia, mantenían sus campos de acción definidos y autónomos”.


Esta posición no tiene porque desembocar en una oposición al cristianismo, como a veces se dice. No coincido en esto con la frase: “Para los intelectuales nazis todo este caos espiritual derivó en el cristianismo, un sincretismo dualista de valores indogermánicos, africanos y asiáticos”. Desde luego Hitler no hubiera aceptado esta frase, basta leer sus declaraciones sobre Cristo en el libro de Dietrich Eckart. 


Hay un ‘cierto cristianismo’ que si se presenta en esta forma anti biologista, pero es por la influencia del entorno y de la ideología dominante actualmente. La igualdad ante un dios no implica igualdad terrenal, ni la dignidad humana implica que se deba ignorar la biología. Otra cosa es si llevamos el tema al extremismo de no aceptar más que lo biológico en el hombre, y sobre todo si vamos a supremacismos o a xenofobias, y lo peor, a opresiones a otros pueblos o personas. 


Las leyes de la vida son para todos los pueblos, y no implican ofender a nadie sino elevar la comunidad de cada pueblo. No soy cristiano pero ha habido millones de cristianos nacionalsocialistas, y en concreto, en la postguerra, soy miembro fundador de CEDADE, que ha sido la mayor y mejor organización declaradamente NS de Europa en la postguerra, y la mayoría de sus dirigentes son cristianos, de un “cristianismo positivo”, tal como indicaba el NSDAP.


EL MISTICISMO Y LAS SECTAS


Desde el principio de la lucha de Hitler se tuvo que enfrentar a las sectas. El libro ‘Hitler contra Thule’ editado por Devenir Europeo, es definitivo en datos que no tienen posibilidad de contradicción.


Por si fuera necesario algo más, bastaría la claridad del Discurso Cultural en Nüremberg, 6 de septiembre de 1938 de Hitler: «El nacionalsocialismo no es un Movimiento de culto o un Movimiento de adoración, sino exclusivamente una doctrina política popular basada en principios raciales. En sus propósitos no hay un culto mistérico, sólo la preocupación por conducir al pueblo. Por lo tanto no tenemos templos para la adoración, sólo muros para el pueblo. No tenemos espacios abiertos de culto, sino espacios para las asambleas y paradas”. Y hay más y más explícitos aun. Hitler se refería en su discurso a las innumerables corrientes místicas del neo-paganismo que luchaban por influir en las políticas del Reich.


Se permitió siempre la creencia o el misticismo personal, porque, frente a lo que se dice hoy, en el III Reich se permitían muchas posiciones no ortodoxas, al contrario que en el comunismo estalinista. Pero siempre que no afectarán a la comunidad.


Varios dirigentes nacionalsocialistas tenían esa tendencia al misticismo, sea pagano o cristiano, y no fueron molestados mientras no trataron de imponerlo.


En este libro se expone un tema que es muy interesante pero conviene matizarlo: Tras la marcha de Hess a Inglaterra en busca de la paz, y tras el fracaso en lograr esa paz, el Reich tenía que explicar este tema, en plena guerra, y con sus soldados muriendo en el frente. Incluso si se considera que Hitler podía ser favorable a esa iniciativa de paz, una vez fracasada no podía aceptarla ni apoyarla, mostrando debilidad ante el enemigo, y menos aceptar que otros lo intentaran de nuevo.


Una de las explicaciones más difundidas en ese momento fue que Hess “había sido convencido a realizar este viaje por medio de argumentos ocultistas”. 


Y por ello se realizó una operación de prohibición y detención de las sectas más significativas, que hasta ese momento se las había dejado sin problemas. Profetas, astrólogos, mesías y adivinos fueron detenidos y se les prohibió seguir sus prácticas públicas.


Es preciso pues diferencias el biologismo como Leyes de la Vida natural, y los neo paganismos sectarios o las prácticas místicas.

LA DERROTA MILITAR DE LA COSMOVISIÓN


La derrota militar de 1945 fue seguida de una brutal inquisición ideológica de proporciones nunca vistas y que se han ocultado sistemáticamente a la gente.


Leemos: “La Oficina de Control Aliado confiscó, prohibió y destruyó más de 35.000 títulos individuales, además de todas las copias que se pudieron encontrar. El listado completo publicado como “Censura Aliada en la Alemania de posguerra” (Alliierte Zensur im Nachkriegsdeutschland) da cuenta de la operación de censura ideológica más grande de la historia. El plan de las autoridades de ocupación aliada fue sistemático y ejecutado en la medida de lo posible hasta destruir hasta la última copia de un título en particular”.


No solo eso, fueron destruidas a martillazos incluso las esculturas no políticas, con dinamita los edificios construidos por el Reich, quemados millones de libros y obras de arte. Todos los libro de biología o científicos de las SS fueron quemados, y por ello algunos son muy difíciles de encontrar o imposibles.


Tras ello se lanzó una condena oficial sobre toda la Cosmovisión nacionalsocialista por parte de la UNESCO, y entró todo ello en el ‘Índice’ de la democracia, bajo prisión al que o lo reeditase o difundiera.


EL LEGADO NIETZSCHEANO: 
¿NIETZSCHE EL PROFETA DE LA COSMOVISIÓN?


Quizás la única parte del libro con la que disiento es la de considerar: “los aforismos nietzscheanos, considerados por el nazismo como textos proféticos de lo que sería la Cosmovisión nacionalsocialista”. 


La influencia de Nietzsche en Hitler es absolutamente nula, nunca se interesó por sus textos, y es falso que leyera sus textos ampliamente. Al ser profundamente wagneriano, Hitler sintió siempre un cierto rechazo a Nietzsche a nivel personal, aunque por supuesto respetó su personalidad pública, y aceptó el apoyo que la hermana de Nietzsche le prestó desde la Fundación Nietzsche.


Lo que sí es cierto es que muchos dirigentes nacionalsocialistas eran entusiastas de Nietzsche, y que dos de los grandes filósofos cercanos a la cosmología NS, como Heidegger o Alfred Bäumler estaban profundamente influidos por Nietzsche.


Hay pues que considerar las aportaciones positivas de Nietzsche, en este sentido de apoyo a la Vida y su voluntad, pero sin ignorar algunos temas absolutamente contrarios a nuestras ideas en Nietszche, como sus críticas radicales al racismo, sus peticiones de apoyo a medios judíos para difundir su ‘Anti Cristo’, y los insultos furiosos contra Wagner.


CONCLUSIÓN:


Como ya he indicado en este texto, este libro ese esencial, debe leerlo todo Nacionalsocialista ya formado, no es para su difusión entre la gente normal de la calle, sino para camaradas que ya tienen un idea del tema pero que nunca habrán leído y accedido a estos textos, porque son muy difíciles de lograr ver reunidos.